domingo, mayo 10, 2009

MI VECINO DE ABAJO

Piensa que siempre hay alguien peor que tú y no te equivocarás. Hoy el Barça podría haber ganado la Liga, pero no ha podido ser, lástima. Lo que podría ser una tranquila reacción de "la semana que viene ya ganaremos", para el vecino que tenemos abajo ha sido todo lo contrario. Cuando ha marcado el Villarreal ha estallado en gritos e insultos, en putaputaputaostiaputaostiaputa hasta que, seguro, la saliva le colgaba de la boca y el orín manchaba sus pantalones. No ha parado, se le oía por todo el patio de manzana, en un tono violento de verdad, muy muy violento, fuera de lugar, todos somos forofos de vez en cuando, pero lo de este tipo era grotesco. Los hay que pensarán que un equipo que nos ha dado tantas alegrías este año bien merece descender a la Tierra y perder algún partido decisivo, pero en el caso de mi vecino de abajo no había reflexión posible: ostiaputaostiaputaostiaputa... y ostiaputa. Lo peor es que mi vecino de abajo es un hombre corriente, con mujer y dos hijas. Posíblemente estaba solo viendo el partido por la tele, pero qué más da. Moralmente este idiota no debería ser ni padre ni marido, moralmente, porque en la práctica es un hombre como tú y como yo. Los idiotas peligrosos están inflitrados con bisturí en cada barrio, edificio y piso. No puede ser bueno que unas niñas oigan a su padre comportarse así. Por qué no contenerse en la tristeza y explotar en la alegría, la felicidad sí da lugar a una sana locura, la infelicidad debería movernos a la reflexión, no a la rabia y a la ceguera. Pero el fútbol y los goles del Villarreal son solo un aperitivo para la rabia infinita de mi vecino de abajo; a veces le oigo gritar a su mujer por la noche y la cosa es mucho peor (no es violencia doméstica, ella también grita, simplemente es una dinámica destructiva, limpia y sin moratones) y pienso que tengo suerte de no ser así, pero eso es consuelo de tontos. El crimen organizado, el terrorismo ya no es ETA ni Bin Laden, los asesinos del amor y de la vida están en el entresuelo, en el tercero segunda, en el quinto. Se harán viejos habiendo completado su tarea: evitar que los demás vivan en paz. Y lo habrán hecho sin huellas, sin moratones, y con la conciencia perfectamente tranquila.

14 comentarios:

Perem dijo...

Marc, ya sabes que temas como el fútbol son puros sentimientos y hacen aflorar reacciones que no podemos controlar en la mayoría de casos, y entiendo perfectamente la reacción de tu vecino, muchas son las frustraciones y problemas que temas como el Barça o el Madrid, solo por citar algunos casos consigue apaciguar.

Por cierto, no te voy a contar cual fue mi reacción tras el gol de Iniesta en el campo de Chelsea... mejor que me la guarde.

Un saludo.

ROCKLAND dijo...

Lo que provoca el fútbol en la gente. Sin ir más lejos, en el último partido que vi en El Molinón entre el Sporting y Athletic, un tío a mi lado al no señalar el arbitro un penalti a favor del Sporting, se puso a darle de ostias sin parar a la silla donde estaba sentado, sin contar la de tacos que salieron de esa boca...increíble!!
El fútbol es pasión pero un límite por favor.

Gran entrada.
Saludos

Helen dijo...

A mi "el Barça y la roja me la traen floja". No así a mi marido: tras el Iniestazo, se puso a llorar de alegría, a saltar como un loco y a correr de un lado a otro de la habitación del hotel, ya que estábamos en Pamplona. Acto seguido, y tras despertar al bebé que dormía en la cuna con sus gritos, se fue a emborrachar al bar de la primera planta.

Qué explosión de alegría. Jamás le había visto así con nada que le hay pasado y que tenga que ver conmigo.

paulamule dijo...

Eso es lo malo, esos tipos corrientes y molientes que parece que no hacen nada y que, como tú bien dices, no merecen tener familia alguna. Y lo peor es que lo tengamos encima que sufrir los demás. Yo amo al Athletic pero desde luego jamás me pondría como una histérica a decir barbaridades y a romperlo todo. Lo siento, pero es algo que no entiendo y que saca lo peor y más rastrero del ser humano. Odio a ese tipo de gente.
Salud.

Milhaud dijo...

Gracias Marc. Creo que ahora miraré mal a muchos con los que comparto bar al ver algunos partidos de futbol. No podré evitar pensar que son potenciales asesinos...

No, en serio, que hay gente que se pasa, y demasiado.

El rey lagarto dijo...

A mi dejo de gustarme el futbol hace algunos años debido a subnormales como este.
Prefiero otros deportes, pienso que una gran parte de la gente que sigue el futbol son forofos acerrimos, no existe el criterio ni la objetividad cosa que no sucede en el basket, el ciclismo, el balonmano etc etc... Que le den por culo al futbol.

kira permanyer dijo...

El futbol es una salida para este tipo de fustraciones... pero no es el motivo en si... a veces, esta sociedad, permite ciertas vias de escape(entiendase cualquier competición deportiva) que está muy bien si no nos desmadramos. Gritar, llorar, reir por un partido no me parece mal...dejar escapar las miserias más intimas por un resultado: patético.

Belén dijo...

Yo tambiñen tengo unos vecinos ruidosos de ese estilo, la pareja hace años que está destruída y él se dedica a beber posiblemente para olvidar... es del Real, y no veas la de sustos que me da...

Besicos

St dijo...

¡El futbol!...si al menos disfrutasen con esa misma intensidad otras cosas de la vida, pero es que no...a mí me parece absurdo!

Da Muzz dijo...

Creo que fué en este mismo blog que comenté que hace años que paso del futbol por lo que representa y arrastra lo cual no impide que me alegre si gana el Barça. Pero el caso relatado en este post es mucho más habitual de lo que creemos y lo triste es que la sociedad y los medios les rien las gracias a estos descerebrados con frases como; "es que es muy forofo", "lleva muy adentro los colores de su equipo", en cambio si hablas mucho de cine eres un freaky, si te gusta leer y comprar libros compulsivamente eres una rata de biblioteca y si llevas una camiseta de Whitesnake, Kiss o quien sea eres un inmaduro y a ver cuando creces.
Saludos a todos

Marc dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Desde luego, está claro que el fútbol en mala digestión crea monstruos. Lo peor es que este vecino es verdaderamente energúmeno con su familia, unso gritos que parece un tarado.

Helen, tu marido tuvo su noche salvaje gracias a Iniesta. En ocasiones así, lo mejor es apartarse y esperar a que al día siguiente le pase el resacote.

Lo que dice Milhaud es cierto, tampoco hay que generalizar, no todos los qu even el partido en el bareto y gritan como ovejas enculadas son idiotas.

Möbius el Crononauta dijo...

Es como si un grupo sacara un disco malo y nos pusieramos ostiaputaostiputa rompamos cosas.

En el fútbol hay de todo como en todas partes, pero diría que gilipollas e idiotazados hay más que en otros ámbitos.

Yo antes de irme a vivir a cualquier piso pienso pasar puerta por puerta o algo. Jesús

Marc dijo...

Cuanta razón Möbius, como si nos ponemos a quemar contenedores por el disco de Chris Cornell.

TONI dijo...

"...la infelicidad debería movernos a la reflexión, no a la rabia y a la ceguera..."

Me encanta esta frase...

Yo soy del Barça (y mucho), pero me asusta ver las reacciones de la peña en Canaletes celebrando (¿celebrando?) las victorias del equipo destrozando lo que encuentran a su paso y con tanta violencia...

Da miedo.