martes, noviembre 30, 2010

LOS QUE DESENTONAN

Me hago mayor, y cada vez soporto menos a los tipos que desentonan. Bien, no sé si eso tiene relación con hacerse mayor, lo que sé es que los odio, aunque en el fondo sufro por ellos. Ayer viendo el partido del Barça en un bar, todo el mundo bebía y etcétera (el fútbol en el bar, como las fiestas mayores y como tantas cosas en la vida, es una excusa para beber), pero había un tipo que daba el cante (y eso es difícil en el bar con un Barça-Madrid), había mamado mucho más de la cuenta, claro, pero también era gilipollas, y trágicamente no se daba cuenta de ello. Él gritaba más que los demás, en momentos en que nadie estaba alzando la voz, y daba muestras de ser un gran practicante del don de lo inoportuno. No hablo solo de fútbol, hay gente inoportuna en todas partes, que aparece cuando no se la espera, que habla cuando necesitas silencio, que ladran cuando los demás hablan. Si lo hicieran dos, tres o cuatro no pasaría nada, pero son ellos solos. Se toman unos cuantos decibelios de libertad y total, los utilizan para decir sandeces. Será porque soy muy propenso a sentir vergüenza ajena, pero sufro muchísimo cuando noto que alguien desentona, y hace el ridículo y todos lo saben. Entonces bajo la mirada, me pongo tenso y ruego para que pase lo antes posible. Será, seguro, porque yo también he desentonado más de una vez. Quién no.

15 comentarios:

Freaky Boy Hood dijo...

Los del don de lo inoportuno... Creo que eso es peor que desentonar... Te entiendo en lo de la vergüenza ajena. Nada, ya pasó, compañero...

Un abrazo

Fran G. Lara dijo...

Puf. Ya no tengo ni tiempo, ni edad, ni ganas de aguantar esas escenitas. Mi opción es marcharme a otro sitio más civilizado. Misántropo? Moi?

Il Cavaliere dijo...

Es que yo creo que das en la clave amigo, "sentir vergüenza ajena".
Si este tipo de gente conociera el significado de la palabra vergüenza, el resto no tendríamos que sufrir el ridículo de estos patanes, que se creen lo más por dar la nota pero que si tuviesen una ligera idea de los cretinos que son, ni saldrían de casa.
Y cada vez hay más. jaja

Me ha encantado lo de las excusas para beber ja, ja

Un saludo majo.

KARLAM dijo...

Evito, en la medida de lo posible, situaciones como esas, ya sea de espectador o protagonista. Y dado que yo afán de protagonismo más bien poco, en casos como el que expones entiendo por lo que pasaste. Ellos mismos se retratan y el resto, la mayoría, los sufrimos en silencio (como las almorranas).

Un saludo.

manel dijo...

En nuestra zona del campo, general, había el lunes unos cuantos tipos como los que describes. Bastante borrachos y muy pasados de vueltas. Imagino que eran Boixos. Importunaban constantemente a los que estaban sentados alrededor y iban con ganas de liarla. Por sus caras y miradas diría que iban de farlopa o speed hasta las orejas.....Vergonzoso. Saludos.

Rufus dijo...

Plastas, pesados y enteradillos es lo que son esos personajes.
Gato Perez les dedico un tema llamado "Los reyes de la fiesta" y creo recordar una estrofa que mas o menos decia asi "... en su vida han leido un libro pero todo lo que dicen lo pueden demostrar".
Y esta gente con 2 copas de mas ni te cuento.
Salut

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Hacer el payaso con quince años en el cine, está bien.

Hacer el payaso con cuarentaytantos en un bar borracho perdido, caso del caso que comentas, en efecto, da cosica. Y esto va también por las menopáusicas que se tiñen el pelo de azul o naranja para hacer ver que son modernas. Lo sé, es un comentario gratuito pero no me digáis que no lo habéis pensado alguna vez.

Sausalito dijo...

Me pasa lo mismo pero creo que en general somos demasiado propensos a sentir ridículo ajeno cuando a veces son simplemente situaciones un poco ridículas o salidas de tono (sin joder a los demás, claro) que hay que tomarse con un poco de humor o cierta naturalidad.
En fin, que a mi también me sucede con frecuencia lo que comentas pero no me gusta sentirme mal o incómodo por algo que a menudo no es en sí mismo malo.

paulamule dijo...

Esa es una de las razones que hacen que no frecuente los bares. Cada día me gustan menos.
Salud.

Anónimo dijo...

Buen post, excelente blog! Me gustaria hablar contigo por un tema aparte, pero no encontre un mail de contacto... Asi que si puedes, aqui esta el mio cs_Cs23@hotmail.com.

Un saludo!

Jo Grass dijo...

Yo tampoco lo soporto, y no creo que tenga que ver con hacerse mayor, aunque si el que desentona es pequeño todavía se lo perdonas. En Cuba, a ese tipo de gente los llaman "fueravista", cuya traducción no literal viene a decir lo que aquí expresamos como mear fuera de tiesto!
En fin, supongo que todos hemos desentonado y desafinado alguna vez, pero los hay reincidentes, maleducados e irrespetuosos que no aprenden!
besos y buen finde!

Sr. Mondongo dijo...

Era yo.
















Jajajajajaja, no, en serio, yo también soy propenso a la vergüenza ajena, pero cada día me tomo mejor estos temas, a no ser que haya violencia, claro, que ahí ya no.

eric waits dijo...

Me siento tremendamente identificado ... agacho la cabeza y pido que pase lo mas rapido posible ... no lo soporto. Ni siquiera en la TV. Algo inexplicable me obliga a levantarme y apagarla cuando algun cenutrio empieza a elevar el nivel de su actuacion ...

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Jaja! No señor Mondongo, no eras tú, a menos que tengas bigote, más de 50 años, uses gafas y seas tan capullo como el tipo del bar ¡Seguro que no lo eres!

Sí, a veces me tomo estas situaciones muy a la tremenda. Es solo otro gilipollas, de los que asoman por la vida casi a diario. La verdad es que el fútbol en los bares da para todo menos para ver un partido de fútbol tranquilo, de forma analítica y pacífica.

Muchas gracias a todos por comentar.

recopetin dijo...

Hola.
Deberías aclarar un poco lo de desentonar. Aunque sea para ti mismo. Frases como "Cada vez soporto menos a los tipos que desentonan" dan muchísimo miedo.
Sin duda debes estar haciendote mayor. Y lo peor es que salvo el honorable Mondongo todos los amigos que comentan están de acuerdo.
No tengo animo de faltar a nadie, vaya por delante.
El desentonado debo ser yo. Pero...
Venía a este blog buscando opiniones sobre Wikileaks y tan solo encuentro esto.
El mundo sin los desentonados no es de verdad, no existe. Todos somos desentonados, incluso sin levantar la voz. Todos decimos sandeces en el bar, en el curro o en tu blog.
En fin.. no tengo ni ganas de hablarlo.
Renegar de lo que uno fue, de lo que incluso hiciste algún día, es hacerse un flaco favor a uno mismo, por incongruente.
La verguenza ajena es signo de patetismo y falta de vitalidad, de conformismo. De no querer vivir y aceptar el puto sitio en que vivimos tal cual es.
A ver si me pongo a escribir algo por que queridos, lo entendais o no, estamos en tiempo de REVOLUCIóN.

Un saludo, everybody.