martes, mayo 02, 2017

NOVEDADES, PEREZAS, TRIPLICATE Y TRIPAS


Hasta que no entendáis cómo hay que disfrutar de la música nueva, os limitaréis a cubrir expedientes, rubricar el abajo firmante, y tachar uno más de la lista; pero los discos nuevos no se escuchan así. Os pongo un ejemplo.

Hasta hace pocos días no había escuchado todavía el Shadows in the night de Dylan, y todavía ni me he acercado al Fallen Angels. Los tengo en casa, y allí han estado su par o tres de años. Lo primero que hay que hacer con una novedad, es saber si quieres escucharla, saber si es el momento, saber si no es mejor ignorarla hasta que el cuerpo te la pida. Y yo no he sentido ningún impulso por escuchar las versiones polvorientas de Dylan hasta ahora, y lo he hecho empezando con Triplicate, y estoy disfrutando más, mucho más yo ahora, que los que corrieron a comprarse Shadow in the night en 2014, lo escucharon sin ganas (por dios ¡todos esperábamos otro Modern Times, otro Tempest!), les aburrió mortalmente, y aún así opinaron que esa era otra gran obra de Dylan. Ahora, ellos ya están cansados de standards sazonados con pedal steel, y Triplicate les sobra y les produce arcadas, y dicen -porque ahora si que queda bien- que Dylan se ha pasado con el postre y tendría que haberse ahorrado esta última tanda.

No se trata de que Dylan grabe o no 500 versiones, se trata de que tu debes saber cuándo y cómo escuchar la música, para sacarle así el máximo provecho. No jodáis, al 90% del dylanismo le repateaba ya Shadows in the night, se dormían con él, y no lo han vuelto a tocar desde sus primeras y obligadas, esclavas, escuchas. Alejaros de la prisa y las novedades que las compañías, o los redactores, o tus amigos os obligan a escuchar, y recuperad el acto íntimo de guardarte los ases musicales en la manga. El último de los Jayhawks no me interesa, no le he pegado ni media oreja por Spotify, aunque quizás en un año le de una oportunidad y me encante; en cambio he corrido a comprar el disco de Ray Davies con los de Gary Louris. Las tripas mandan, escucha a tus tripas.

La facilidad que nos da la red y Spotify nos ha hecho esclavos de las novedades. Cuando lo bonito es dejar de lado ese disco que todo el mundo te dice que debes escuchar, y sacarlo a la luz cuando la intuición te diga "ahora". Actualidad, estar al día, listas de novedades, mejores discos del año. Pereza me da todo. Me basto con mis viejas tripas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No más Spotify si de verdad amas la música. Es la muerte del artista y un gran negocio para los mercaderes.

JOSE LUIS MONTEALEGRE dijo...

Tanto lio teniendo el de villancicos, te propongo lo deseponlves en Junio, ya puestos Aupa Dylan