lunes, octubre 01, 2007

BRUCE SPRINGSTEEN: MAGIC

Escucho el nuevo disco de Bruce Springsteen. Lo he comprado hoy, se titula Magic, y va con la E Street Band al completo.
La portada es maja, color tostado, y el interior es basicamente un elegante compendio de imágenes de Bruce (luego decían que Ted Nugent era egocéntrico). Bonito, miradlo bien...



Lo estoy escuchando a ratos todo el día. Promete el primer tema, Radio nowhere, vaya si promete: gancho melódico, energía... dan ganas de volverlo a escuchar una y otra vez. Recuperar la fé es fácil con un buen tema de rock n´roll.
You´ll be comin´down ya baja, y me temo que el disco pueda seguir por los derroteros plomizos de The rising. Me aburro, y el solo de Clarence es de tan evidente, que resulta innecesario.
Sigo escuchando y parece que no va a salir mal del todo la cosa, solo que Brendan O´Brien no creo que sea el productor ideal para Bruce. El sonido es demasiado denso, las guitarras se comen al propio Bruce, en un muro informe y, como en The Rising, ya lo he dicho, plomizo.
Livin´in the future te recordará a Tenth avenue..., vuelve a recuperar el pulso con Gypsy biker y un solo de armónica inicial épico, que te mete en la canción solo empezar. Es fantástico como un detalle como este en los primeros segundos de un tema puede garantizar que escucharás la canción entera con las orejas bien atentas. Recupero la esperanza y sigo escuchando. Hasta ahora, todo esto es lo que puedo decir.
Va, no cuesta tanto mejorar The rising.

Por cierto el boss, tan amigo de Catalunya y de Manel Fuentes no vendrá a Barcelona. Mira, casi que me alegro. Somos tan capullos (y provincianos, la palabra del verano) que pensamos que Woody Allen y Bruce Springsteen se mudarán cualquier día de estos al Eixample. Tardá, Fuentes, chupáos esta.

1 comentario:

Cristina dijo...

Totalment d'acord amb el comentari "...Promete el primer tema, Radio nowhere, vaya si promete: gancho melódico, energía... dan ganas de volverlo a escuchar una y otra vez...." Arriscant-me a semblar una cursi diré que m'encanta! I també el darrer tema, Terry's song, tant melancòlic encara que un pèl massa lacrimògen.