viernes, septiembre 12, 2008

ESTADOS UNIDOS

Recuerdo que no hace muchos años, trabajando en los talleres de la escuela, siempre me enzarzaba en debates con compañeros de trabajo, muchos del tipo perroflauta (pantalón a rayas, malabares, rastas, perro, flauta), dicho eso con todo los respetos, sobre el antiamericanismo. Eran definitivamente tiempos nubosos para la razón. Estados Unidos eran la causa de todos los males, los malditos fascistas que habían encendido el planeta después del 11S ¿una democracia? qué va, mejor Castro que Bush decían, que en Texas hay silla eléctrica, que Irak es el nuevo Vietnam, que... Hoy, cuando se cumple un nuevo aniversario del 11S pienso en toda esa tontería que muchos llevaban encima, peña que no bebía Coca-Cola, ya me entendeis, boicot a América, boicot a Bush. Y yo sonreía para mis adentros, porque ni los boicots sirven de nada (¡bebe la maldita Coca Cola, coño!), ni Estados Unidos era la potencia maligna que todos querían pintar. En el fondo, mirar afuera servía para no molestarse en entender nuestros propios defectos. El debate era una cuestión de buenos, nosotros, y malos, ellos. Y yo pensaba, como lo hago ahora, que aquí somos igual de malos. Que si España fuera la primera potencia mundial y un día unos aviones se estrellaran contra las torres Kio y la Sagrada Familia, entonces España reaccionaría como lo hizo Estados Unidos, como un mastodóntico elefante herido... y asustado. Los complejos y miserias de la sociedad norteamericana son los nuestros, solo que amplificados mil veces más por ser un país con más dinero y más poder, con más miedo, con más enemigos. Quizás, en vez de criticar deberíamos aprender algo, nos llevan décadas de democracia por delante.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo Marc:
No quiero restar valor a tus palabras pero en América la palabra democracia se usa muy a la ligera. De hecho para poder votar primero tienes que inscribirte en un registro en el que por supuesto no se les permite hacerlo a personas de raza no caucásica en algunos pueblos de la América profunda, sobre todo en determinados estados del sur. Eso aqui, con nuestro retraso incluido sería impensable.
Por no hablar de la deficiente política de ayudas sociales a la que gente de otras minorías no tiene ni siquiera acceso. Y ya de la pena de muerte, acabemos con ella ya!, no comentamos nada sobre quienes se inclina la balanza con más facilidad.
No sé si recuerdas una polémica surgida el año pasado a raiz de los sucesos de Jena- Louisiana. En el nuevo disco de John Mellencamp hay un tema dedicado a esto.
Perdón por la chapa, no soy anti- americano, soy anti-injusticias como muchas de las que puede haber en este país.
Todo esto dicho con el máximo de los respetos hacia tu opinión, espero que no te molestes.

Saludos.

Marc Monje dijo...

Sí, de hecho tienes razón en todo lo que dices, pero eso no quita que la actitud antiamericana de muchos sea casi cómica. Estados Unidos no es el causante de los problemas del mundo, eso para empezar, pero si es el "enemigo" que tenemos más a tiro. Es más fácil reirse de Bush, gritar contra la pena de muerte en Texas o contra Guantánamo que tratar de entender un poco nuestro propio país, o Europa, y darse cuenta de los guantánamos que hay por aquí, que haberlos haylos.
Países, o potencias, con grandes deficiencias, las hay a montones. Mira, hace pocos días se celebraban las olimpiadas en China, y cuantos antiamericanos de rasta y flautín no se habrán quejado ni habrán dicho mú. Quejarse de China no es cool, y queda incluso como racista, quejarse de Bush si que mola.

Pero de todos modos ya te digo, lo que afirmas es del todo cierto.
Gracias por tu comentario.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

El texto puede sonar bastante idealizado pero no te falta razón Marc, es muy fácil echar balones fuera y es muy hipócrita la actitud de muchos.

Todos defienden el Tíbet, pero nadie dice que es una teocracia en la que los campesinos viven en la miseria total mateniendo a los monjes con un Dalai que vive del cuento forrado de dinero. O los que van a la India en plan cool "es una pena que los occidentales destrocemos una cultura tan bella". Qué, los parias intocables forman parte de una cultura preciosa no?

O la polémica de los velos... si yo soy mujer y voy a tu país tengo que cubrirme entera, no os pido tolerancia, respeto tu cultura; si tu vienes aquí, respeta la mía. Qué pasa, ellos reivindican sus tradiciones y yo soy etnocentrista no?

El problema de la sociedad es todo ese rollo de lo políticamente correcto, es una sociedad hipócrita, y así va.

Qué bien me he quedado.

Marc Monje dijo...

Interesante lo que dices del Tibet, por ejemplo. Desde luego, ya no hay ideologías "blancas", ahora todo tiene una cara negra, que uno quiere o no quiere ver...
Gracias por vuestroc comentarios.