lunes, enero 26, 2009

MATRIMONIOS

Revolutionary Road, dirigida por Sam Mendes, es un muy buen drama de pareja, intenso y sólido, se asimila bien lo que el guionista quiere decir, y al final del film no queda nada en el tintero. Y lo que se dice en la película es algo con lo que yo estoy plenamente de acuerdo: la institución del matrimonio es un fracaso absoluto. Con la violencia doméstica como causa principal, pasando por las parejas que al cabo de los años viven insatisfechas aunque no lo digan, hasta las peleas como forma de vida diaria y los divorcios, todo indica que el matrimonio es un régimen tan fallido como lo fue el comunismo. Entonces ¿qué hago yo casado? Bien, al final de Revolutionary Road (y no sigas leyendo si todavía no has ido a verla y quieres hacerlo), la pareja más mediocre y poco atractiva es la que termina viendo la luz al final de túnel, juntos se abrazan aceptando que la vida les traerá satisfacciones y fracasos, las primeras las disfrutarán y de lo segundo procurarán olvidarse a los dos días, como dice la mujer en un momento del film. Me gustaría ser, como mínimo, como este matrimonio, y abrazado a mi mujer, verlas venir. Sería estúpido negar, por más recién casado que esté, el fracaso generalizado del matrimonio pero también lo sería negarme a vivir como yo quiero y con la persona que quiero. Además, las estadísticas están para romperlas.

5 comentarios:

ROCKLAND dijo...

Tiene buena pinta esta peli y Kate Winslet es una grandísima actriz. Se merece un Oscar.
Saludos

R Nosa dijo...

Sí, que tiene buena pinta, y si ésa es la conclusión, valdrá la pena verla.

"Sería estúpido negar, por más recién casado que esté, el fracaso generalizado del matrimonio pero también lo sería negarme a vivir como yo quiero y con la persona que quiero. Además, las estadísticas están para romperlas."

Plas, plas, aplausos.

Vane dijo...

ole ole y ole Marc!!!
Al principio de tu preciso y sutil escrito, pensé que íbamos a estar en desacuerdo en el tema en cuestión, pero al ir descubriendo tus pensamientos posteriores, he visto que, más bien, lo vemos de una manera similar ( y corrígeme si me equivoco). Al final, qué es el amor, y la vida y tantas cosas? Un ir y venir, encuentros y desencuentros, una montaña rusa... está bien que llueva si luego vienen días soleados, o al revés... Lo mejor es vivir y amar como y con quien queramos.

paulamule dijo...

Pues eso, a romper estadísticas. Yo cuanto más parejas veo que se rompen más alegre me encuentro de estar casada con la persona que quiero. Por cierto, no he visto la peli y ya me has desvelado el final, aunque no será por no avisar. Salud.

Perem dijo...

No he visto la peli, y posiblemente no la vere. No me apetece nada ir a verla, además yo soy de los que American Beauty no les gusto y si en cambio disfruto con "Camino a la Perdición", pero dejando esto a parte, el tema del matrimonio es algo complicado en el que el peor enemigo es el paso del tiempo, pero eso ha de saber llevarlo cada uno, en fin, ni valen las estadísticas, ni lo vivido por otros seres, es algo por el que cada uno ha de pasar.

Un saludo.