miércoles, enero 21, 2009

POLÍTICOS EN MANIFESTACIONES

Definitivamente, un conseller de la Generalitat NO puede ir de manifestación. Ni en una a favor de Israel ni en una en apoyo de los palestinos. Los políticos tienen la particular enfermedad vírica de contaminar lo que tocan. Las banderas, las contaminan al utilizarlas para agarrar más votos; las manis igual, Joan Saura, todo un ministro de interior de Catalunya, acude a la concentración en favor del estado palestino (vergonzosa por culpa de los inútiles que gritaron consignas que equiparaban el nazismo con el Israel actual -!- y de mataos que lucías estrellas de David metamorfoseadas en esbásticas, y un imberbe encapuchado enfundando una pistolita de goma) para lanzar el mensaje a sus votantes más jóvenes, la bolsa de votos más importante de ICV: miradme dice Saura, no he cambiado, todavía voy a manis, sigo siendo el mismo radical de siempre tius, como vosotros, a pesar de mi coche oficial y un cargo político que me responsabiliza de la seguridad de siete millones de personas. ICV, un partido casi insignificante que se ha agenciado más poder del que está preparado para asumir debería callarse y trabajar seriamente. Las manis son para el pueblo, que sale a la calle cuando quiere, los políticos a sus despachos, y que solo salgan al sol en campaña.