martes, mayo 05, 2009

CRÍTICAS MUSICALES

Deberíamos, los que escribimos sobre música, remunerados o no, aclarar al principio de cada crítica de un disco nuestro estado de ánimo y circunstancias personales en el momento de la escucha. A medida que pasa el tiempo tengo más claro que lo primero no es la música, sino nosotros, y que de nosotros y nuestro humor depende que un disco te apasione o te deje indiferente. Naturalmente que su calidad, o las ideas preconcebidas que tengas sobre tal disco, tus prejuicios, las opiniones de tus amigos y de las revistas también influyen, al igual que el esfuerzo e ilusión que hayas puesto en conseguir dicha obra musical, pero lo principal eres tú, el cómo estás. En mi caso, en un mal día, en una tarde gris y depresiva, cuando me encuentro con las defensas bajas y el ánimo desmayado, no hay disco que trague, simplemente porque no estoy receptivo, puedo estar receptívamente triste o receptívamente alegre, y en estas dos ocasiones es cuando disfruto de la música, pero si estoy simplemente "no receptivo", le daría un cero a cualquier disco que me pongas delante, y eso que la música amigo, la música es lo mejor que hay en mi vida.
Es cuando el corazón se abre poco a poco y sale de su ensimismamiento, de esa falta de receptividad, cuando notas la vida luminosa y oscura, la alegría y la tristeza, cuando vives, entonces es cuando la música te entra como agua en el desierto. Por eso me hace gracia que haya gente que escuche tanta, tantísima música nueva y la juzgue tan a la ligera, esto es bueno, esto es una mierda. Es imposible estar receptivo a todo, si pillas el nuevo disco de Bob Dylan en una tarde mala, quizás te parezca un coñazo, pero si lo pillas en un momento de receptividad, en el que la música conecte contigo, entonces las canciones te pareceran maravillosas.
Nada es bueno porque sí, somos nosotros los que hacemos buenos o malos los discos. Nuestra vida se filtra en las canciones y las revive, las convierte en obras de arte que emocionan. Por eso, concluyo, tengo una teoría: los que más disfrutan del arte son las buenas personas. Haz de tu vida algo que valga la pena, tanto en los buenos momentos como en los malos, vive intensamente y duerme con la conciencia tranquila, trabaja y ama, se generoso y mantente firme, solo así tu alma estará receptiva al arte, y acogerá las canciones y se emocionará con ellas. Los cabrones hijos de puta ya pueden acumular discos, que al final del día no se habrán emocionado la mitad que tú con tu humilde compra semanal.

14 comentarios:

El rey lagarto dijo...

Totalmente deacuerdo...

TSI-NA-PAH dijo...

Thats true man,pero algunos disco son malos estes del animo que estes.
Saludos

Da Muzz dijo...

Estoy de acuerdo contigo en todo y añadiría que aparte de lo que comentas que hace falta un bagaje musical amplio para poder tener una base sobre la que exponer tus impresiones. Cuanta indocumentado da sus burdos criterios en la red sin base sobre la que sustentarse y aleatorias escuchas en un PC.

St dijo...

Yo creo que antes la gente escuchaba un montón de música, en la radio, los bares, en la casa de los colegas... pero le dedicaba más tiempo a sus discos, que parecía que iba a desgastarse el vinilo o hacer saltar en piezas la cinta.
Ahora se escucha la misma cantidad de música aunque sea a base de descargas, pero ya no le dedican tiempo a disfrutarla. Se bajan un disco hoy y dentro de dos semanas lo tienen desfasado, así sólo depende de ese instante si te gusta o no, pero de la otra manera un disco te acompaña en tantos momentos que acabas por descubrir que te toca la fibra en según qué momentos, no?...y ya no te suelta!

Milhaud dijo...

Totalmente de acuerdo. Durante años tuve enterrado "The Wall" por escucharlo por primera vez en una mala época...

Y algo similar me pasó con Porcupine Tree o My Morning Jacket.

salvi dijo...

Independientemente de lo que digas, Marc, me gusta mucho como escribes. Admito que alguna vez me has encrespado, pero tu estilo me subyuga, en serio.

Lo de que más música disponible, menos tiempo dedicamos a un disco, creo que esun tópico fácil. Al menos no es aplicable a mi caso. Llevo 10 días con el último de Ben Harper en mi mp3 de (sólo) 1 G. Cuando se acaba, vuelta a empezar!

Estamos viviendo el mejor momento de la historia para la música. Considerémonos afortunados!!!

WOOD dijo...

Cierto como la vida misma, otros motivos mas que añadir a la diversidad de gustos, colores y olores. Abrazo.

El rey lagarto dijo...

Hoy en dia la musica se oye pero no se escucha este es el gran problema... Solo preocupa la inmediatez.

WOOD dijo...

...cierto, cierto.

pedro12 dijo...

En lo del estado animo, estoy totalmente deacuerdo, pero yo creo que para poder ¿juzgar?(no se si me explico bien con este palabro, pero si confunde I sorry) la labor de un disco, hay que escucharlo bastantes veces, si a la tercera tienes ganas de abrir la ventana y tirarlo, estoy seguro que no es tu disco, pero si te pasa al reves, la primera impresion te puede jugar una mala pasada. Las criticas de los profesionales, muchas veces no critican el valor intelectual del disco, si no el que ha puesto de presupuesto, la discografica para promocionarlo. Lo bueno que tenia el vinilo es que muchas veces los mirabas y se veia algo de magia en el, pero tristemente hay muchos que ahora no pasan de una bonita portada.
Gracias por aguantar mi sermon y un saludo.

Fran Calzas dijo...

Saludos.
Si me permitis mi humilde opinión diré que estoy basicamente de acuerdo con lo que dices, aunque yo creo que más que el estado de animo, muchas veces influyen los propios gustos y prejuicios de cada uno, y ésto es lo más dificil de dejar a un lado a la hora de hacer una crítica musical.
Por otro lado, yo también creo que hoy en día, como todo en este mundo actual, hay un afán más por tener que por escuchar. Es preferible tener 10 discos y apreciarlos en su justa medida que tener 100.000 y no escucharlos apenas. Antes comprabas un disco, y lo escuchabas hasta que ya no sonaba. Ahora no pasa tanto eso, y yo creo que hay que recuperar la calma para apreciar y saborear la música en su justa medida.-
Saludos

manurhill dijo...

Estupendo post, el estado de ánimo, las filias y las fobias, el hecho de qué nadei vive en una búrbuja aislado y todos estamos en menor o mayor medida influenciados por opiones,el ansia por devorarlo todo son algunos de los factores que juegan un papel a la hora de valorar un disco. Quizás la mejor medicina es dedicarle tiempo y si no te entra darle una oportunidad meses después, en la mayoría de los casos no cambiará la opinión pero siempre hay alguna excepción. A fin de cuentas una de las virtudes de la música es transmitir felicidad.


Saludos

Marc dijo...

Bien, primero de todo perdonad, ¡no me salen los putos acentos en el teclado!

Rey: Gracias por comentar!

TSI-NA-PAH: Eso esta claro, lo malo no hay por donde cogerlo, hay cosas objetivamente malas, como el viva la vida de Coldplay.

DaMuzz: Gracias DaMuzz por tu comentario, pero no estoy muy de acuerdo con lo del bagaje. Yo creo que uno es libre para criticar lo que quiera, tenga o no bagaje, y su opinion es bien valida siempre que no pretenda pasar por un conocedor. A veces has de fiarte m´´as de la opinion de un novato que de la un especialista, que est´´a mucho mas condicionado y tiene m´´as vicios.

ST: Ah´´i est´´a, los discos quedan desfasados antes incluso de qu elos hayan escuchado enteros. Te preguntan si has escuchado el nuevo de Dylan, y respondes que s´´i claro, pero igual solo has escuchado tres temas y fraccionados. Que pena.

Milhaud: A mi me pasaba con Megadeth y Metallica pienso ahora, pero cuando les di tiempo y entendi su m´´usica me volvi fan. Tiempo, la musica es el arte mas relacionado con el tiempo. Tiempo que dura una canci´on, una melodia, y tiempo que debe madurar un disco en tu cabeza.

Salvi: Mil gracias por tu elogio, inclu´´ida la parte de encrespar!
Si, claro hay excepciones: no digo que todos los que escuchan musica por mp3 sean unos lerdos que no escuchan mas de tres temas por disco. Solo es una generalizacion.

Wood: Gracias Wood por comentar, estamso de acuerdo pues!

Rey: Gracias de nuevo. Es lo que dec´´ia una canci´´on de Simon and Garfunkel, sounds of silence: "people hearing without listening"

Pedro12: es que un vinilo te daba mucho solo con ver la portada y tocarlo, parec´´ia que conectabas magicamente con lso surcos del disco y ya sab´´ias si te iba a gustar o no.
Otra cosa, yo no creo que tengas que escuchar un n´´umero determinado de veces un disco para juzgar. Yo a veces, por unos pocos temas ya intuyo si la cosa funciona o no.

Fran: Muy buenas. Si, todos queremos poseer, cumplir con toda la quiniela, tener todos los discos del mes, todos los lanzamientos, todo, pero la esencia de cada disco no llega a penetrar en nuestro interior. Demasiada cantidad y demasiado poco tiempo y poca receptividad para apreciarlo todo.

Manurhill: Gracias! Si, el tiempo es b´´asico a la hora de escuchar m´´usica, incluso saber cuando lo haces, qu´´e momento escoges. Me irrita la gente que, sea el momento que sea, te mete un disco de hard rock por ejemplo. No coño, el hard tiene su momento, el folk el suyo etc.

Perem dijo...

Interesante reflexión. Poco mas a decir, ya que todo se reduce a sensaciones.

Un saludo.