lunes, mayo 18, 2009

REUNIÓN DE ACCEPT

Los heavys de pa amb tomàquet, los clásicos, estamos de la risa. Se acaba de hacer pública la noticia de que Accept, una de las bandas más revolucionarias del heavy 80's se reunen.


(Classic Accept, con Udo, metal alemán para disfrute mundial, 1984)

No, no estamos de enhorabuena, estamos partiéndonos la caja. Resulta que Wolff Hofman, guitarra original, y Peter Baltes, bajo, han reclutado a un cantante que no es Udo para reactivar el mito. Da risa este intento petético de levantar el cadáver, cuando Udo lleva currándoselo muy decentemente desde hace dos décadas con su banda, defendiendo el legado de Accept con honradez. Me gusta Udo, no me pierdo sus giras, y odio la estupidez de Wolff Hofman, su prepotencia, pero sobretodo su estupidez. Él fue quién a finales de los 80 echó de la banda a Udo para reclutar a un cantante estadounidense cruce entre Bon Jovi y David Coverdale y firmó un disco inenarráblemente hortera con la intención de arrasar el mercado norteamericano.


(El pintamonas que sustituyó al caballero del metal Udo en Accept, 1989)

Lógicamente no le salió la jugada: los fans se horrorizaron porque esa banda no tenía que ver nada con Accept, y ese disco, Face the heat, era peor que malo. Un insulto al ejército metalero que les había aupado a lo más alto con discos como Balls to the wall o Metal Heart. Udo mientrastanto, no perdió el tiempo y grabó su primer disco con su banda, UDO, el sensacional Animal House, que increíblemente, estaba formado por canciones compuestas junto a sus excompañeros de Accept; lo que ocurrió fue que el gilipollas de Hofman echó a Udo y ni siquiera quiso saber nada del álbum que tenían a medio componer, así que Udo se llevó las canciones y pudo lanzar su carrera con garantías y un disco fiero y brutal. En el 1993 se reunieron de nuevo, Accept con Udo, y Hofman pudo revivir la gloria con tres discos muy buenos para luego volverse a quedar solito cuando Udo quiso reactivar de nuevo a su banda. Por último, en el 2005, los Accept originales volvieron a girar juntos en verano, pero el pequeño cantante dijo basta y de nuevo, volvió con sus chicos de UDO para seguir grabando buen heavy metal (Mission nºX y Mastercutor, sus dos últimos discos, están muy, muy bien).


(Udo en la actualidad. Sigue picando piedra en la industria del heavy. Serio, digno y honrado)

Ahora Udo debe reirse del patético intento de Hofman por ganarse unos dólares a costa de engañar a los fans. Pero yo y muchos sabemos que Accept es Udo desde hace 20 años, y que todo lo que haga Hofman y Baltes solo será una ridiculez por la que no pagaremos un euro. Es cuestión de militancia.

8 comentarios:

discoexpress dijo...

Accept me son un poco desconocidos,ni fu ni fa que se reunan.

Anónimo dijo...

Wolff Hofman era un genio!! Pero como todos los genios... hacen locuras...

Sr. Mondongo dijo...

No me hace ni puta gracia, la verdad, pero bueno, se veía venir, nunca se han acabado de poner de acuerdo Wolf y Udo. POr otra parte, y lo dice alguien que tiene todos los discos de Accept, los últimos de UDO a mí personalmente no me aportan nada, es cierto que el tío sigue picando piedra, pero se me hace repetitivo de cojones, siempre las mismas estructuras en las canciones, sabes exactamente qué va a hacer en cada momento.
En cualquier caso los mitos habría que dejarlos tranquilitos y dejar descansar el nombre de Accept para siempre.
Saludos

pedro12 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
helen dijo...

Ufff, Marc, estos son los posts que me tiran para atrás de tu blog, ya sabes: melenas heavis y rock'n'roll.

En fin, esperaré a que vuelvas a hablar de PJ o de algún restaurante.

manurhill dijo...

Menuda estúpidez volver a reunir a Accept sin Udo, algo carente de sentido. Quedo demostrado con aquel pobre diablo llamado David Lynn Reece que incluso se tatuo el nombre de Accept en su hombro y aquel incomprensible y patético giro que dio la banda en sus ansias de triunfar en USA, cuando se comieron "nada" echaron al pobre David diciendo que era inestable. En fin que Wolff Hofman no escarmienta.


Saludos

Marc dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

En efecto Sr. Mondongo, los discos de UDO, lo confieso, suelen ser de piloto automático, pero aún así, me gustan justo por eso son tan jodidamente predecibles, tan llanos y simples como las galletas maría mojadas con leche.

¡Helen! No te vayas de mi blog, que los heavys vendrán a por ti y tu retoño, al que por cierto, algún día le compraré uno de esos conjuntos para bebés con la cara de Ozzy, o de Kiss.

Möbius el Crononauta dijo...

A finales de los 80 casi todos los grupos heavy se volvieron locos. Creo que el FBI ponía algo en la cerveza.

Nunca me he puesto con UDO en solitario, si es tan bueno como dices...

Saludos