jueves, septiembre 17, 2009

ALICE COOPER, MEDIADOS DE LOS SETENTA: ALCOHOL Y OBRAS MAESTRAS

La etapa intermedia de los 70 de Alice Cooper está dramáticamente infravalorada, y no sé como los noticiarios televisivos o las tertulias radiofónicas no tratan este tema en profundidad. Sus discos con la Alice Cooper Band son obras maestras y nadie lo duda, el único debate es el ranking de cada uno (bien, Muscle of love está tambíén un poco infravalorado ante School´s out o Billion dollar babies); luego está su primer disco solo, Welcome to my nightmare, que tiene los parabienes de todo el mundo, pero en cambio pocos se acuerdan de esa etapa intermedia (antes de que Alice se desconectara del mundo y bebiera y malviviera hasta convertirse en una especie de yonki esquelético y fantasmal, por la época de Special Forces, 1981), una etapa con Alice grabando Alice Cooper goes to hell (1977) y Lace and Whiskey (1977), que en mi opinión son igual de buenos que todo lo que había hecho anteriormente.


Es increíble como el alcohólico Alice vivía, entre los años 1976-77, su pico creativo de esa forma, mezclando cerveza y decadencia con jazz, blues, country, musical de Broadway y rock n´roll de forma tan natural. Escuchad Alice Cooper Goes to hell y atreveros a negar su condición de obra maestra: empieza con un duro, serpenteante y jodidamente maligno Go to hell, uno de sus temas más originales y quizás mi favorito, sigue con el frenético You gotta dance, que parece sacada de la banda sonora de Fama, luego pasamos al ambiente de club de jazz de I´m the coolest, la balada I never cry, la escena Broadway de Give the kid a break... y sigue así hasta el final, un carnaval de estilos, una fiesta, e igual pasa con el siguiente disco, Lace and Whiskey.


Alice pasaba de todo y mezclaba estilos con toda la gracia y el acierto, se le permitían las bromas y él las gastaba. Luego, después del destacable From the inside, de 1978, que escribió junto al letrista de Elton John Bernie Taupin, perdió la cabeza y facturó sus discos alcohólicos que no recuerda ni siquiera haber grabado (Flush the fashion, Da da, Special Forces...), pero que son también interesantes e imprescindibles para el fan. De mediados de los 80 en adelante, ya sobrio y decente, combinando la música con el golf y la televisión (no hacerla sino verla, Alice se pasa horas cada día delante de la pequeña pantalla), The Coop se dedicó a atacar la yugular del público teen, recuperó sus señas de identidad, su personaje de Alice y se pasó los siguientes lustros adaptando su sonido a la época de turno, para no perder el tren ni el dinero: se amoldó al hard rock de los 80 (Constrictor, Raise your fist and yell, que siguen sonando bien), al hard rock más FM (Trash, Hey Stoopid, con el tiempo he aprendido a apreciar más el segundo), al sonido grunge (el conceptual The last temptation), a los muros de sonido metálicos de finales de los 90(los pesados y plomizos Brutal Planet y Dragontown), y finalmente y por suerte, al renacimiento del rock más directo, que marcan The eyes of Alice Cooper y el excelente Dirty diamonds del 2005; de postre, graba la mierda con patas que es su último disco, del que ni siquiera recuerdo el título. Una carrera fascinante en los aciertos y los errores, con momentos poco valorados como estos despampanantes Alice Cooper goes to hell y Lace and Whiskey ¡A reivindicar se ha dicho!


(De gira en 1977. Mola)

11 comentarios:

ROCKLAND dijo...

Tienes toda la razón del mundo. Cada una de sus obras en los 70 es un pequeño tesoro de un valor incalculable. Es más, son trabajos que no han envejecido y que pincho muy a menudo. Por dios, "From the inside", "Goes to hell" y demás deberían de estar en cualquier estanteria.

Gran post.
Saludos.

paulamule dijo...

Efectivamente coincidimos los tres. Esos discos son auténticas obras maestras y debería reinar por todo lo alto en cualquier barucho rockero que se precie de serlo. Para mi gusto en los 80 se perdió un poco pero luego volvió a resurgir con "The Eyes of.." y el grandioso "Dirty Dimonds".
Imprescindible la obra de este hombre.
Salud.

"EnLaCuerdaFloja" dijo...

Goes to Hell fue mi primer disco de Alice ........
Una pasada......
coincidimos man

TSI-NA-PAH dijo...

Gran post amigo,Alicia estaba en plena creatividad divina."from The Inside" es obligatorio.
Saludos

Jim Garry dijo...

No es solo que esa etapa este muy olvidada por sus seguidores sino que ademas la obra de Alice Cooper en general esta poco valorada. Mucha gente no se lo toma en serio por el tema del maquillaje y el teatrillo pero en mi opinión sus primeros discos de los setenta y los que tu citas son una muestra de lo ecléctico que es este tio. Hay canciones sublimes para perder la cuenta. Un grande para mi. Siento predileccion por Lace and Whisky. Lo que ya no me gusta nada es su etapa noventa. Pero nada de nada. Hasta que llego The Eyes… y sobre todo Dirty Diamonds que es cojonudo.

Saludos

sammy tylerose dijo...

Como buena parte del populacho, nunca he prestado atención a esa etapa. Solo controlo a la Alice Cooper Band y a su renacer en el s.XXI. Mi VISA tendrá que ponerle remedio.

galko dijo...

Un grande del rock, qué duda cabe, con algunos singles incontestables.

Joxemiel dijo...

Todo un personaje este tipo...algunas de sus canciones forman parte de la historia del rock. Buen post.

Saludos.

Tyler Durden dijo...

Enormes discos y enorme Alice Cooper...incluso en sus plomizos discos de metal industrial de finales los 90 habían algunas grandes canciones...Disco de Alice a reivindicar: Raise your fist and yell!, deliciosamente ochentero...

txinomandinga dijo...

GRAN POST!! sigo impresionado...es un regalo estas entradas...gracias!!

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

ROCKLAND: From the inside lo situaría pelín por debajo que Goes to hell, pero igualmente es fantástico y enfermizo.

PAULAMULE: Sí, se perdió en los 80, pero se marcó unso discos inclasificables que hoy día me parecen atractivos. Special Forces es fantástico, y Flush the fashion sorprendente por lo menos...

ENLACUERDA: Menudo bautismo de Alice. Yo lo primero que escuché de él fue Poison.

TSI-NA-PAH: Es curioso l aceptación que tiene From the inside desde hace unos años, muchos lo ponen por delante de Goes to hell.

JIM GARRY: Sí, era una esponja a la hora de absorver y mezclar estilos, y eso se suele valorar poco. Un disco variado, eclético como Goes to hell es muuuuy superior a Constrictor o Trash, que en su momento tuvieron más éxito.

SAMMY: te sorprenderá si no has escuchado nada de esa etapa intermedia.

GALKO: Sí, además era un fabricante de singles irresistibles.

JOXEMIEL: Gracias. Alice es uno de los reyes.

TYLER DURDEN: En Brutal Planet por ejemplo, que es un coñazo,´estaba Sanctuary, que es puro Alice clásico, así que es cierto que inluso en estos discos se salvaban temas.

TXINOMANDINGA: Vaya, gracias!