martes, enero 05, 2010

MARINA D´OR

Ayer llovió durante casi todo el trayecto de regreso a Barcelona, agua en el cielo y en la autopista. Cuando pasábamos por Oropesa teníamos ya mucha hambre y decidimos investigar a ver si encontrábamos algún sitio para comer. Total que acabamos dándonos un garbeo por Marina d'Or. Yo soy fan de Marina d´Or, jamás pasaría un día allí, odio ese concepto vertical y destructivo del ocio, me parece cutre, hortera, lamentable, whatever. Por eso soy fan. Lo que vimos ayer es la otra cara de los ya de por si siniestros anuncios de "balnearios de agua salada" a los que pone voz y rostro esa marioneta rubia de TV1 que nos tiene engañados a todos. La mega urbanización en invierno es lo más parecido a una versión benidormiana del hotel de El Resplandor, da miedo que te cagas. Lluvia y frío, nadie por las calles, inmensos bloques de cemento donde encontrabas docenas de carteles de "se vende", descampados a medio construir, un paisaje fantasma, pero ni siquiera hay fantasmas. Como digo, es la otra cara del ocio al alcance de todos que ha destrozado el paisaje y ha rebajado el criterio de la gente a límites absurdos. Pasar unos días en Marina d´Or debe ser el sueño húmedo de John Waters, pero para el españolito que se las desea para llegar a fin de mes es su condena definitiva, aunque él piense que está en un bello resort. Ahora la crisis les ha dado una colleja y el complejo está empezando a decaer, rebajan precios, expectativas y dan más mierda de la que daban al principio. Algún día llegará la suspensión de pagos, los turistas huirán y Marina d´Or se convertirá en un desierto de cemento todo el año, parecido a lo que vimos ayer, mientras, alguna pantalla en lo alto de uno de los edificios seguirá emitiendo los mensajes de la moza de TV1 anunciando balnearios y restaurantes self service, precios familiares y jacuzzis. Y un entrañable Wall-E recorrerá las aceras flanqueadas por palmeras secas recogiendo la basura que una vez sembraron los que han vendido, para siempre, paisaje e ilusión.

9 comentarios:

pedro12 dijo...

Yo creo que la verdadera esencia esta en los pequeños rincones, que nos has estado mostrando en post anteriores, lo de centro de ocio llamese tal... en este caso Marina D'or, son artificiales y sin alma.

un saludo.

Madame de Chevreuse dijo...

Ufff, ya de por sí me parecía la pesadilla en marmol y dorado en sus tiempos de gloria y esplendor... Siempre me pregunté quien se piraría primero con la pasta, estos o el calvito listillo de Polaris.
Por cierto, me has dejado intrigada con lo de rubia de TV1 que nos tiene engañados a todos... no hace surgió en una conversación al respecto de la susodicha y mencionaron algo sobre ella que me sonó a leyenda urbana, ahora repetida con la sin par Lady Gaga.
Baci e abbracci

manel dijo...

Nunca he pasado por ahí pero la descripción que haces es verdaderamente funesta...Un saludo.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

He sufrido una conmoción cerebral de tanto asentir con la cabeza y golpeármela contra el teclado. Es como la conquista del Oeste pero domingueros para reumáticos.

paulamule dijo...

Siempre me pareció un sitio cutre como pocos por su bombo y platillo pero por lo que nos cuentas es mucho peor. Sálvese quien pueda.
Salud.

Il Cavaliere dijo...

Vamos, lo de siempre. Que fuerte!.

Felices Reyes Outlaw!

Tornado dijo...

Por un lado me encanta que existan sitios como Marina Dor ,asi como quien no quiere la cosa,esa clase de gente se encuentran juntos y uno sabe que ni fumao pondra un pie en un lugar como ese ....Y si no pueden pagar que se jodan ......Soy así de solidario XD

Por otro lado me encantan las fabricas abandonadas y las casas encantadas aunque sean de cemento ,Fantasmas SI ,pero sin gente ......Saludos

Möbius el Crononauta dijo...

Debe ser curiosa la experiencia. Lo que más me ha intrigado es lo de la rubia que nos engaña...

Anónimo dijo...

Tot això per no parlar de la llei de costes, en la que, com no, Marina d'Or no es veurà afectada. En el país dels lladres, el constructor és el rei.
Maria Alcaraz