jueves, marzo 11, 2010

"MI VECINO TOTORO"

Hay veces en que un director sabe que tiene entre manos una escena genial, y entonces se dedica a moldearla, alargarla y disfrutarla como quién masca un chicle sin parar buscando un nuevo milímetro de sabor. Esta es mi escena favorita de Mi vecino Totoro, maravilla que debería estar (y para muchos de hecho, lo está) a la altura de un Toy Story como película de animación decisiva en los últimos 25 años. Las dos niñas protagonistas esperan a su padre en una parada de autobús en medio del bosque y, entonces, aparece la magia. Todo sin sobresaltos, subrayados o efectismos, como si en la vida pudiera, efectivamente, existir un autobús que fuera gatobús. Hayao Miyazaki es un artista de las emociones en su versión más sencilla y pura. Viendo Mi vecino Totoro te das cuenta de que la vida tiene demasiadas capas, y que todo en realidad puede ser más ligero, bonito y auténtico. Yo que al ver esta película de 1988 no siento más que envidia por estas dos niñas con un padre tan bueno, una vida en la naturaleza, las risas y los juegos, el sutil despertar del amor, y la magia de Totoro, que no es sino la parte buena (he repetido "bueno" tres o cuatro veces, pero es que esta es una película sobre cosas "buenas"), alegre y misteriosa que todos tenemos dentro. En navidad les regalé la última obra de Hayao Miyazaki, Ponyo en el acantilado, a mis sobrinos trillizos, y sus padres me dicen que les gusta; bien, pronto les caerá Mi vecino Totoro.

7 comentarios:

Víctor Hugo. dijo...

Hayao Miyazaki es de mis autors japoneses favoritos junto a Osamu Tezuka, unos clásicos. Una historieta suya que me gustó es "Nausicaa..." y luego de películas tenía y me fascinó La Princesa Mononoke, se la dejé a un amigo, pasó a otro, a otro... Y por ahí andará:) Saludos.

Atson dijo...

me gusto tu blog :).. Soy fan de Dylan y joder.. parecia una abuela leyendo lo que publicaste hace un tiempo.

Muy interesante.

Saludos.

Möbius el Crononauta dijo...

No la he visto aún pero los trillizos desde luego deben estar de suerte.

Saludos

Jo Grass dijo...

¡¡¡Me encanta Miyazaki!!! y esta escena es genial. A mi hija le compré el Viaje de Chihiro después de que alucinara en el cine con El castillo ambulante.

Tienes razón, este es un AUTOR, con mayúsculas. Debería pasar a la historia como uno de los más grandes, interesantes y sensibles autores en el ámbito de la animación.

LoRbAdA dijo...

Bueno, aún no la he visto pero me estoy haciendo un ciclo de este director. El castillo ambulante, el viaje de Shijiro... me ha dao por el anime últimamente.

Ana dijo...

Hola Marc! Te recomiendo "La tumba de las libélulas". Triste, pero preciosa.
Besos

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

VICTOR: Todavía debo revisar más a fondo el trabajo de este hombre, pero lo haré en breve. Lo de la Princesa... que le dejaste a un amigo, en fin, es la cruz que hemos tenido que soportar los que a veces nos pasamos de generosos.

ATSON: Pues mil gracias por leerme y compartir tu fiebre dylaniana.

MÖBIUS: Seguro que están de suerte, y sino allá ellos, porque les van a caer unas cuantas pelis de este estilo.

JO: Yo es que alucino con el tempo de esta escena, es casi surrealista y todo está tan bien medido, me produce una rara emoción cada gesto, mirada, movimiento...

LORBADA: Pues esta te gustará fijo ¡Gracias por comentar!

ANA: Apuntada la recomendación. Mil gracias por aportar Ana.