miércoles, septiembre 29, 2010

ROBERT PLANT: "BAND OF JOY" (2010)


Vuelve a confirmarse que el mejor miembro de Led Zeppelin fuera de Led Zeppelin ha sido y es Robert Plant. Parece mentira lo poco que ha hecho un genio de la guitarra como Jimmy Page desde 1980. The Firm han quedado sepultados en el tiempo, alguna colaboración, giras majas pero alimenticias con The Black Crowes y con el propio Plant, el también olvidado Outrider, pero nada relevante, nada digno de él; en este caso, hasta la carrera actual de Ritchie Blackmore, con sus pitufos y sus flautas, me parece más valiente que lo que hace Page hoy en día. El hombre que creó la música de una de las cinco bandas más decisivas de la historia ha dejado consumir su creatividad hasta dejar solo cenizas que tan solo reaviva con sus ruegos para que Led Zeppelin, o algún monstruo lisiado parecido, se reunan. De John Paul Jones no hablo porque no le he seguido tanto, y en cuanto a Plant, lo dicho, su vida y su arte van viento en popa. Su última obra Band of joy (nombre homenaje a su banda de juventud), aunque no es perfecta, es una delicia. Producido con Buddy Miller, contiene el aire roots del anterior disco con Allison Krauss más la variedad de registros que siempre ha existido en la carrera en solitario de Percy, ese desenfado a la hora de sacar las canciones de sus predecibles etiquetas (aunque eso nos ha legado alguna que otra horterada en los 80), y el aire folk que está en su propia genética (hay aquí por cierto, una brillante versión de Richard Thompson). Este disco es una continuación, mejorada, sorprendente, un punto retorcida a ratos, del fascinante Mighty Rearranger del 2005. Yo me he rendido al sonido y la profundidad de los temas, pasajes como los de Cindy, I´ll marry you someday me hacen pensar en la cara 2 del Led Zeppelin III, y me ilusiona escuchar a este hombre cantar dos temas de Low -Silver rider y Monkey- banda a la que debo recuperar ya (aquel The Great Destroyer...), aunque no aporte mucho a las respectivas versiones originales. Como digo, Plant ha sabido escapar de la senda marcada, no quiso forzar la reunión zeppeliana a más de un concierto, y produce ahora buena música de acuerdo con su edad, sin querer pasar por el héroe que ya no es. Rodeado por gente de garantías (Miller, Gillian Welch, David Rawlings), Plant se siente libre. Ante eso, poco le queda por hacer a Page, unos miran al pasado, otros al futuro.

9 comentarios:

manel dijo...

Si señor. Coherente es la palabra que define la carrera de Plant fuera del gran dirigible. Y este álnum, sin ser la releche, me ha gustado bastante. Saludos.

Freaky Boy Hood dijo...

Tambien me ha gustado este disco. Sin ser una maravilla, me parece lo que comentas al final, que Plant va tranquilo, no de héroe y muy libre para hacer lo que le dé la gana. Me gustan mucho Angel Dancer y Satan Your Kingdome...
Saludos

Sausalito dijo...

Es asombroso que Plant sea en la actualidad una rara avis sólo por el hecho de no seguir exprimiendo el pasado para hacer caja como lo está haciendo TODO EL MUNDO en el esto del rock. Dijo no a Led, con dos cojones. Pasa del rollo rockstar y sigue a lo suyo, haciendo discos tranquilos con canciones que tienen algo aunque no maten.

Respecto a Page, ¿qué le ha pasado a este buen hombre? Anda despistadísimo desde hace mil años. Uno ve lo vídeos de la gran época y simplemente lo tenía todo.
Se le ve anclado en el pasado, como si no tuviera nada que ofrecer; algo incomprensible para un guitarrista que fue durante una década el más creativo e intenso de todos. Con la separación de la banda, parece que se secó la fuente para siempre.

Saludos!

paulamule dijo...

Toda la razón del mundo. La entereza de Plant en su negativa a la reunión de Led Zeppelin es digna de alabar. Este hombre hace lo que le apetece y encima le sale estupendamente.
Por cierto, coincidimos con la entrada pero me temo que esta vez ha sido antes el huevo que la gallina. Je, je, je.
Salud.

ROCKLAND dijo...

Un disco más que digno del gran Plant.
Es de alabar que no sea ambicioso y que camina por la senda de la auténticidad.
Va a su aire y además las ventas le acompañan. Page se debe de dar cabezazos contra la pared.


Saludos.

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

MANEL: Sí, no es la releche, pero yo cada día qu epasa tengo más ganas de volverlo a escuchar una y otra vez. Gracias por comentar, amigo.

FREAKY BOY HOOD: Y su posición vital de tipo sencillo que ya no vive de ser un mito se nota en su música, fresca, sincera. Es un disco encantador.

SAUSALITO: Yo creo que los 80 fueron una década que nubló a Page: demasiado alcohol e inseguridades, y eso le debe haber marcado, a parte que no es un tipo sencillo precisamente. Estamos de acuerdo con lo de Plant.

PAULA: Bueno, me alegro de que el mundo bloguer pueda gozar de dos maravillosas críticas del disco de Plant en un mismo día! Me alegro de que también te guste.

ROCKLAND: Page es ahora mismo, un hombre triste. De hecho, si lo ves en ese DVD junto a The Edge, tienes a los dos guitarristas más deprimentes del mundo actualmente. Aunque sigue siendo un dios, eso no lo niego.

Jo Grass dijo...

¡Qué grande Robert Plant! Es cierto que a Page le perdí la pista hace siglos!
besos

discoexpress dijo...

Necesita varias escuchas, pero te va enganchando cada vez mas, puede que le sobre algo......
nose le doy un 7 sobre 10.

saludos from coruña

Anónimo dijo...

Pues John Paul Jones está nada menos que liándola actualmente con Them Crooked Vultures...

http://www.musicopolis.es/robert-plant-%E2%80%93-band-of-joy-2010/