domingo, octubre 17, 2010

BAR CAÑETE, BARCELONA

Ahora mismo el Cañete es uno de los bares de tapas con más nervio de Barcelona. Lleno, a plena actividad, con camareros circulando detrás de la barra resolviendo mil situaciones por minuto, y una cocina a la vista que funciona a todo trapo, este local del Raval (Calle Unió, debajo del Liceu) es un espectáculo en si mismo. La orientación de la carta mira hacia el tapeo del sur, con torta de camarones, salmorejo, pringá... Además de embutidos y quesos. No todo funciona al 100%, unos cap i tripa que probé me resultaron bastante inofensivos, pero el bocata de calamares, el relleno de pringá o la golosa cansalada con puré de patata (bombón ibérico lo llaman) son buenas opciones a un precio muy ajustado. Dos o tres cañas por barba y un buen surtido de tapas y platillos te sale por menos de 50, dos personas. En la entrada hay un espacio separado donde te puedes tomar el café y algún postre más tranquilamente. Siempe está bien buscar excusas para darse una vuelta por el Raval, esa república independiente de Barcelona a la que cada vez nos sentimos más ajenos los nativos.

4 comentarios:

kar dijo...

hummm... pintaza! con lo que me gustan los bares de pringosa solera con tapas deliciosamente colesteroladas!!! tomo nota...

Ofersan dijo...

He estado alguna vez y esta todo delicioso, como bien comentas las escapdas al raval molan mucho,ami me sirven para alejarme de mi habitat natural "El Born" que de noche cada vez parace más un barrio de pueblo con todos los "guiris" modernos de botelon en el paseo. Saludos

Jo Grass dijo...

Eres único descubriendo bares y restaurantes en la Ciudad Condal,jajaja Me encanta el Raval. Este Cañete no lo he probado todavía pero lo haré. Deberían invitarte a las tapas, como mínimo, con la publicidad que haces de todos estos sitios.
besitos

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

KAR: Este es ese tipo de bar al que te refieres, solo que más limpio y nuevo, y gastronómicamente bastante interesante, aunque el ambiente es fantástico.

OFERSAN: Sí, ahora el Born agobia, como todo el puto centro de Barcelona, vaya. Pero a veces tal o cual local te hacen volverte a pasear por esos sitios y chequear el ambiente.

JO: Yo en cambio estoy un poc harto del raval, cada vez voy menos, aunque la visita al Cañete con paseo incluido vale la pena. No creo que me inviten jamás a nada, hoy día todo el mundo, yo mismo, escribe sobre restaurantes en internet, así que si nos tuvieran que invitar a todos...