martes, enero 25, 2011

MARY GAUTHIER: "THE FOUNDLING" (2010)


Algo pasa en el mundo de la cultura, en como consumimos cultura, en la velocidad y la voracidad que nos impulsa a comprar-descargar música como posesos, sin dejar que las cosas reposen y la sustancia artística sedimente en el alma. Mi teoría es que a la mayoría de la población, la música le importa una mierda. Ya no pesa, ya no fabrica conciencias ni pule sentimientos, ya no mueve a la acción, ya no es espejo de nada. Vale, paro. Otro arrebato de los míos, es como beber demasiado, no debería. La culpa la tiene el último disco de Mary Gauthier, que debería sanar más almas, miles de ellas, que las cuatro que habrá sanado desde que se editó hace pocos meses. He seguido la carrera de esta mujer de pasado oscuro, infancia dramática (su niñez huérfana es el hilo conductor del disco), con discos solitarios (resuena siempre en sus reseñas el nombre de Lucinda), áridos, historias de rulot, extrarradio, SIDA, cárcel y alcohol, aquel Drag queens in limousines (2000), el mejor Filth & fire, Between daylight and dark del 2007... Postales que aconsejo poseer a quién ame a las Lucinda o Gillian Welch de este mundo. Ahora con The Foundling, Mary Gauthier firma su disco más sentido, más dulce, cruel, su mejor obra. No destriparé nada, pues si consultáis el blog amigo Rock & rodri land, disfrutaréis ¡os emocionaréis! con un fabuloso post que hace justica a The Foundling. Estoy que no salgo de canciones como The orfan king, Blood is blood, o March 11, 1962, esta última relatando una escena madre e hija absolutamente espeluznante.



4 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

lo de la vida de Mary es impresionante, tengo tres discos suyos y son muy bienos.me la perdi cuando vino la primera vez a tocar a Madrid. Una lastima1
saludos

Jo Grass dijo...

¡Qué gran descubrimiento, Marc! No conocía a esta Mary. Tienes razón con eso de que el consumo compulsivo ya no levanta pasiones sobre el verdadero impacto emocional que produce la música e invita a la acción. Me siento cavernícola porque yo continúo disfrutándola a fuego lento!
besos

Txals dijo...

Muy bueno su último disco, las letras son conmovedoras. Un auténtica muestra de superación. Me gusta también, aunque no conozco mucho su carrera., sí este último disco. Como bien dices, todo va demasiado deprisa.
Saludos

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

TSI: Yo también me la perdí en una gira de hace años. Es una mujer a reivindicar.

JO GRASS: Cómo me alegro de que te guste. Y este último disco es sensibilidad pura. Y a esta no la verás rodeada de público modernillo, portada de revistas de tendencias ni nada.

TXALS: Si, el último disco es una lección de superación. Debe degustarse despacio, dejando de lado el torrente de música nueva a nuestro alcance.