sábado, junio 11, 2011

CINDERELLA (RAZZMATAZZ, 10-VI-11)


Con la velocidad a la que corre todo a partir de los 30, uno ya ni valora que hace años, era inviable pensar que vería a Cinderella encima de un escenario. Ahora vas a Razzmatazz, miras, escuchas, valoras y llegas a casa con la opinión formada y a otra cosa. Como digo, todo corre mucho ahora, aunque para Tom Keifer haya sido una dura travesía hasta poder girar de nuevo en condiciones. Ayer lo pasé bien, las canciones sonaron bien, y hubo momentos en que me emocioné, como en la perfecta Heartbreak station, Nobody´s fool, Gipsy road... Pero eso se daba por descontado, como tener que pagar cuarenta euros por un concierto no mucho más largo que el que dieron en Madrid el año pasado, y eso que los promotores juraban que esta vez duraría más. Tom Keifer conserva buena actitud, y su voz funciona más o menos bien. Hay momentos en que berrea los temas, porque ya no es capaz de cuidar los matices, como en Don´t know what you got. Sigue acaparando protagonismo muy por delante del resto de la banda, y Cinderella siguen siendo candidatos a ser una banda de blues rock clásica (cuanto más lejos del sonido Night songs mejor, by the way), una referencia. Pero siempre candidatos. Sin canciones nuevas, sin riesgos, la carrera de Tom y los demás, ya en la que podríamos denominar "última fase", puede perderse. Llevan tiempo girando con estos temas, cómo es posible, podrían firmar algo con el espíritu de Heartbreak station, tratar de sacar sus conciertos del molde de grandes éxitos, estirarse en jams, darse un toque más Black Crowes en todos los sentidos. Pero ahí fallan, con conciertos de hora y veinte y sin música nueva, no hay nada que hacer. Y no me quejo, eh, lo importante es que ayer estaban ahí. La sala no estaba a reventar, supongo que por el exceso de conciertos y Azkenas, y el público satisfecho, aunque sin dar volteretas ni durante ni después de la actuación. A pesar de todo, bueno sería pararse y valorar que, por fin, he visto a una de mis bandas favoritas.

9 comentarios:

Mr. Thunderstruck dijo...

Efectivamente a todos nos gustaría que Cinderella lanzarán nuevo disco o que los conciertos fueran más largos...pero desgraciadamente es lo que hay (que no es poco eh?) Lo que pasa es que este modelo de concierto solo les puede durar para un par de visitas a España. No me imagino que hagan más por aquí, al menos en unos años, porque si no se arriesga y se incluyen novedades en el set o se amplía, simplemente no habrá demanda suficiente de público. No obstante es un placer disfrutar de los grandes éxitos de Cinderella aunque yo en esta ocasión no he podido. Me quedaré con el gran recuerdo del año pasado en Madrid. Saludos.

Cesarpelopo dijo...

Coincido bastante contigo, yo estuve de nuevo en Madrid, y una vez que vi que el tercer o cuarto tema era "Heartbreak station", ya me imaginaba que este año iba a ser de nuevo corto. Jeff LaBar estaba exhultante, la hora y poco que tocan se dejan el alma, pero la verdad, podían tocar algo más y no olvidar "Still climbing", cosa que sigo sin comprender por que es un magnífico trabajo, y quizá la inseguridad de Keifer se transmita al no querer tocar esas canciones de su ultimo disco, y por ello no se lanze a componer nuevo material. A pesar de todo, fue otra magnífica noche de una de las bandas más especiales de finales del siglo pasado. Aunque las comparaciones son odiosas, ahí tienes a unos Whitesnake (Coverdale tiene 10 años más que Keifer), y ahí les tienes, girando por todo el mundo y editando dos discos tan notables como "Good to be bad" o "Forevermore" en sólo 3 años. Esperemos que Keifer deje atrás sus miedos y nos regale nuevas canciones.

Alex Noiser dijo...

La verdad es que siempre es un placer ver a una banda clásica sobre el escenario, y más si es una banda que se ha prodigado poco por nuestro país como Cinderella, si disfrutaste el concierto, eso es lo que cuenta. Aunque si es cierto que por lo que he oído, y por lo que me cuentan: Tom está algo cascado. Un saludo!!

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Bueno, yo no estaba ahí, pero lo de darse un toque Black Crowes... no creo que -Al menos sería mi caso- los que fueron quisiesen unas jams de diez minutos. ¡Lo que tienen que hacer es componer algo nuevo! Aunque tengan problemas con discográficas digo yo que podrán tocar en directo cosas nuevas...

Por lo demás, enhorabuena por lo que dices, haber visto a uno de tus grupos favoritos, el resto es secundario.

Ofersan dijo...

Lo de ayer fue una breve vuelta a los tiempos de reinado del hardRock, si hace 20 años nos dan a escoger este show pagamos e doble si hace falta. No comparto la opinion de alargar con jams sus shows, en el pasado no lo hacian y ahora seria alargarlos sin sentido, pero si podrian salirse del corse de Greatest Hits.

TSI-NA-PAH dijo...

Yo les vi en la primera visita y me lo pase muy bien.Pero no repetia, y por lo que cuentas, las entradas mas caras y diez minutos mas de bolo! Tiene que dar un poco mas de chicha y actitud hacia los fans!
Un abrazo

sammy tylerose dijo...

Yo si que estoy contigo. Las canciones son legendarias y la actitud es encomiable, pero es un show muy encorsetado y predicible. No llevan muñecos hinchables ni proyecciones en pantallas gigantes, así no debería ser tan dificil ser más espontáneos.

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

MR. THUNDERSTRUCK: tú lo has dicho bien, una tercera visita a España con este show y el pinchazo será enorme. Necesitan un nuevo disco ya, aunque en USA pueden girar y girar durante años, cruceros rockeros, paquetes con otras bandas 80s...

CESARPELOPO: Pero la diferencia con Whitesnake es que Whitesnake no es un grupo. Es Coverdale y gente joven, con nuevas ideas etc. Cinderella es la banda de siempre. Para mi Still Climbing es uno de lso misterios de la vida, ¡no he escuchado ese disco todavía! Es una de mis deudas vitales, pero no hay manera de que lo encuentre por ahí a un precio razonable.

ÁLEX: está cascado, pero ojo, menos de lo que esperaba. Su imagen es buena y la actitud también. Ponle media hora más de show con alguna sorpresa en el set y la felicidad sería ya total.

AITOR: Gracias Aitor. Lo de toque Black Crowes me refería a estirar un poco su música, explorar las canciones de forma un poco menos encorsetada, y darle un toque más rock/blues/soul clásico, ser una banda más viva, capaz de dar sorpresas, variaciones en el set, versiones. Todos sabemos que Cinderella tienen esa madera, a parte de hard rock, claro.

OFERSAN: No me refiero a que se conviertan en los Allman, pero si que revisen algunos temas de forma distinta, que sorprendan en suma. Tienen un potencial rockero que no han acabado de explorar. Es como si Night songs de comiera siempre a Heartbreak station, cuando tendría que ser al revés.

TSI: Si esto lo hiciera un grupo modernillo, nos los comeríamos, pero a Cinderella se le permiten 65-75 minutos de show, lo que no debería ser así.

SAMMY: Sí, y más lo sabrás tu que también estuviste en Madrid. No entiendo esa pereza de muchas bandas, que no son capaces de variar un centímetro su show de un año para otro.

Rafa dijo...

Al concierto y a Cinderella se le pueden criticar muchas cosas, o ninguna, depende como lo mires. Sí, el concierto fue corto, y la voz de Tom Morritos Keifer no es la de antaño. Pero es que han pasado más de dos décadas desde su época dorada, además de pasarlas canutas, al parecer.

En fin, todos íbamos avisados, lo que teníamos claro era que no sería un bolo a lo Springsteen. Así que sólo nos quedaba aquello de "relájate y disfruta".

¡Saludos desde la Calle del Bourbon!