lunes, septiembre 10, 2012

MANIFESTACIÓN POR LA INDEPENDENCIA

El hecho de manifestarse , o el mismo concepto manifestación, está hoy día muy devaluado, gracias a políticos, sindicatos, patronales, medios etc. que se apropian voraces de los significados de las manifestaciones en su favor, moldeando cifras e intenciones a su gusto. Y las manifestaciones, por exceso, por la manipulación que, como digo, se hace a posteriori, y por los imbéciles que las estropean con violencia (con el consentimiento y aplauso de tanta gente que siempre pasaba por ahí) no significan hoy practicamente nada. Cuando se habla de voluntad del pueblo solo se menta a los que van, pero los que se quedan también son pueblo, y tienen voluntad, digo yo. Las manifestaciones son un sedimento cultural de otro siglo y otra época, como las huelgas. Como personajes de romería palurda tipo Sánchez Gordillo, y como tantos actores que salen a la palestra en estos tiempos de crisis económica, ética y neuronal. Pero mi posición respecto a la mani de mañana, reivindicando la independencia de Catalunya, es todo lo contrario a lo que estoy diciendo. Será que me gusta traicionar mis ideas de vez en cuando. No me he sentido partícipe de los últimos movimientos sociales tipo indignados, o la huelga general. Digamos que no salgo a la calle desde lo de Irak. Pero esta vez miro para otro lado cuando pienso en el circo político que se está armando (Durán i Lleida y el PSC en primer lugar, qué poca seriedad, qué forma de intentar salir en la foto a cualquier precio), cuando leo y escucho a medios afines a la independencia henchirse de pegajosa poesía chovinista para describir lo que sucederá en unas horas, y medios contrarios con sus ataques y su habitual mala baba. No sé, mañana saldremos con mi hija, y quiero que ella también será partícipe de algo bonito, que de poco servirá quizás, pero que por lo menos refuerza autoestimas y sentimientos. Le haré una foto y quizás le guste verse allí en unos años. Por mi parte, me considero un independentista tranquilo, que quiere que gane la selección española y que piensa en castellano. Como independentista tranquilo saldré mañana, porque creo en la existencia de un país llamado Catalunya. Los insultos a los que no piensan igual, las proclamas descerebradas y las tonterías propias de eventos así no van conmigo. Tan solo pasearé y participaré.

5 comentarios:

100facesman dijo...

Con posturas como la tuya, muchos de los que no estamos de acuerdo contigo solo podemos mostrar respeto con tus ideas. Salud.

PD: hace mucho que te sigo y nunca me había lanzado a decir nada. Nunca es tarde.....

el marinero tarugo dijo...

Felicitats per l´entada,molt encertat el comentari sobre el circ polític...estem a migdia i encara no sé que faré,pero estic més aviat desmotivat!

Que tigueu sort!

Addison de Witt dijo...

Lamento profundamente que una gran cantidad de gente piense como tu sobre las movilizaciones sociales, pero lo comprendo, realmente entiendo que llevas razón...
Pero animo a todos a salir a la calle este otoño-invierno, por nosotros, por los nuestros, con firmeza y tranquilidad, sin violencia pero sin dar un paso atrás, creo sinceramente que los movimientos sociales callejeros pueden volver a ser valiosos, a pesar de toda la fauna que comentas.
En cuanto a lo de ayer, Catalunya ha hablado. felicidades.
Saludos.

Rufus dijo...

Yo también salí, no me siento muy independentista pero si creo que un pueblo tiene el derecho a determinar lo que quiere ser y por eso salí.
Quizás porque tengo una edad, acostumbro a ir a al mayoría de las manis,contra los recortes sociales (también por el del estatut), en contra de la guerra, etc,etc.
Salud amigo

ROCK N´ROLL OUTLAW dijo...

Gracias a todos por responder, en especial a ti 1000facesman, por seguirme, como dices.
Mi posición es más motiviada que la de EL MARINERO, aunque más escéptica también con respecto al concepto de mani que la de ADDISON.
En todo caso, vuestros comentarios me emocionan por su apertura de miras aunque pueda no compartirse la razón de la manifestación. Fue un día muy alegre, en el que Catalunya se mostró como pocas veces. Ahora sin embargo, queda mucho que construir.