lunes, noviembre 12, 2012

JOHN HIATT, "MYSTIC PINBALL" (2012)

La alianza antinatural de Kevin "Caveman" Shirley y John Hiatt es uno de los mejores sucesos que le ha ocurrido al rock n´roll en los últimos años. Cuando todavía éstaba uno rascando en las canciones del anterior y esencial Dirty Jeans and Mudslide Hymns, Hiatt edita este Mystic Pinball. Impecable de principio a fin. Un disco en el que su autor canta una lista de la compra (en el tema Wood Chipper) y consigue emocionarte. Un Hiatt de los pies a la cabeza. Se trata de comprar todo lo que grabe, y convivir con su música hasta el último día de tu vida. Ni etiquetas, ni rollos críticos, no cabe mucho más matiz. Sus discos son amigos que no te fallan, y en estos últimos años, John Hiatt está grabando de los mejores de su carrera.

7 comentarios:

Kepa dijo...

Para mí el disco del año y la enésima muestra de su talento

saludos

aldaitu dijo...

No lo he escuchado todavía pero como sea la mitad de vueno que el Dirty Jeans ya sería buahhhhh!!!!!!

Un saludo.

TSI-NA-PAH dijo...

Hiatt no deja de sorprerderme por su calidad disco tras disco, y su honestidad a la hora de hacer un trabajo.No se vende, es auntentico!
A+

Jose dijo...

No lo he escuchado con atención todavía. La verdad es que cuando pongo a Hiatt todavía estoy en Dirty Jeans.

Saludos.

Blue Monday dijo...

Tendré que ponerme a ello. Antes debo recorrer aquellos blogs que como el tuyo abandoné hace más o menos 3 años. Una maravilla volver a leerte.
Abrazos.

Joserra Rodrigo dijo...

Como Kepa, disco del año, no me he atrevido todavía a meterme en semejante cosa magna en la Land. Me trae el aroma de Slow Turning pero con canciones inmensas. Poco a poco pero de los de la quinta del Boss, ahora con Willie Nile, los más sinceros y respetando su enorme carrera. Bruce ya podría aprender un poco de Hiatt y además , el de Bilbao tb puede ser mi bolo del año. Hiatt rules! Un abrazo y amén!

ROCK N´ROLL OUTLAW dijo...

Ohhhhh, es que este disco tiene el problema de venir muy seguido del anterior, que era una obra maestra. Pero si olvidas eso, te encuentras con otro redondo perfecto de Hiatt. Otro más.

Gracias por comentar, amigos.