domingo, noviembre 04, 2012

LA VOZ

No, no me refiero al programa del mismo nombre en el que cuatro catetos hacen de jurado de concursantes aspirantes a los cinco segundos de fama. Me refiero a la voz que tenemos cuando hablamos. Nuestra voz. Estos días, estando de puente en el campo, he conocido a una chica con una de esas voces, conozco a más, un par en el trabajo, me refiero a esas voces que esconden capas y capas, densidad, voces carnosas, preciosas, no suelen ser, en el caso de las mujeres, excesivamente femeninas, pero tienen feminidad en cada inflexión. Normalmente tienen también la cualidad de dar un ritmo perfecto a sus frases, un movimiento encantador. Siempre olvido recomendar a este tipo de personas que traten de dedicarse al doblaje. Y disfruto secretamente escuchándolas. Hay personas con el don de encantarte aunque te digan que van a tirar la basura. La voz es algo maravilloso, y es de las primeras cosas que detecto en una persona, si su voz lo tiene o no lo tiene. Desgraciadamente la mayoría no lo tenemos, y muchos de los que lo tienen ni lo saben ni se han parado a pensarlo. La voz es algo innato, y una parte sustancial en el atractivo de una persona.

3 comentarios:

Jose dijo...

La voz cambia todo cuando estamos con alguien. Creo que la mirada de mi mujer y su voz son las dos cosas que me hacen sentir en casa.


Un abrazo.

KARLAM dijo...

Pues yo valía pa cantante si no fuera por la voz, jajaja!!

LoRbAdA dijo...

Estoy con Jose, muchas veces la voz nos cambia según con quien estemos. Y otra curiosidad es cómo nos escuchamos y cómo nos escuchan. Trabajé en radio un año y no podía creer muchas veces cuando me escuchaba lo poco que me gustaba mi voz y lo muy diferente que es de cómo me escucho a mi mismo. Curioso...

Un saludo.