martes, mayo 14, 2013

WOVENHAND: "THE LAUGHING STALK" (2012)

Las canciones de David Eugene Edwards siempre me han ayudado a definirme, a encontrarme y a perderme, siempre han tocado algo muy profundo de mi. Con este tipo me pongo serio, no hablo de su música con cualquiera, no quiero hablar de estas canciones con gente que no vaya a entender al 100% lo que siento, son importantes, no me gusta que me las estropeen. Ya fuera con 16 Horsepower, como con Wovenhand, David Eugene Edwards es uno de los artistas más importantes de mi vida, a la altura de los grandes en mi panteón. Me siento feliz porque con este último, de 2012, The laughing stalk, Wovenhand vuelven a cautivarme, de forma monumental, no en el formato semi acústico, como folk gótico del anterior y notable The thresingfloor (aquí mi post del disco), sino con la herramienta que mejor sabe utilizar Edwards, el púltpito, las atmósferas apocalípticas, el desierto, Joy Division... Han pasado los años, y a este hombre o lo entiendes o no lo entiendes. Él sigue en su historia, desviviéndose en cada interpretación, aunque ahora, para variar, en directo lo haga de pie, menos fascinante que cuando lo hacía sentado, pero igual de espectacular. El packaging del disco es precioso, y las sensaciones son brutales. Muy duro, dale a su fórmula country gótico o como jodiendas lo llamen un poco de punk, y quizás lo veas como yo, o no. Me da igual. ¿Quién es David Eugene Edwards? Ni idea, escucha su voz, su música, y quizás te acerques.

2 comentarios:

Jose Antonio Encuentra dijo...

Amen.

Y un abrazo.

Marc Monje dijo...

Sí, cualquier crítica de un disco de este tipo de resume en una genuflexión y un amén.

¡Saludos Jose Antonio!