martes, junio 11, 2013

RABIA

Hay que soltar la rabia. Algunos tenemos gracia y lo hacemos cantando (gritando) en una banda, escribiendo, escuchando música... otros son imbéciles y la sacan en la calle, amenazándote con darte de ostias por una incidencia de tráfico cuando ellos tienen la culpa (me pasó hace dos semanas, le dije dame las ostias que quieras, llamaré a la policía. Se fue y me llamó de todo), otros la sacan rajando como carniceros, ras, y destripando a los demás, por la espalda desde luego. La rabia la tenemos todos, y somos responsables de hacerla crecer en nuestro interior o de mantenerla controlada. Podemos vivir siendo unos aspersores de rabia toda la vida y seguir cayendo bien a la gente, y que no se nos note, o podemos convertirnos en estresados pacificadores, que mantienen los malos sentimientos a raya, aunque nos cueste la salud mental. Se trata de los límites que te marques, y nunca serán los mismos en toda tu vida. Hoy te sientes benévolo, y repartes amor hasta a quién no lo merece, y mañana eres un bazuca de mal rollo y sales a la calle en busca de sangre. Yo siento rabia de vez en cuando, un sentimiento no muy lejano a la miseria, y por las cosas más estúpidas, mientras que por problemas mayores ni me inmuto y reacciono con indiferencia. Tengo teclas jodidas, y si se tocan, aunque sea por la tontería más microscópica, la chispa se convierte en incendio y se me atraganta el mejor Priorat, la mayor de las sonrisas. Asumir la rabia, nuestra parte de culpa en la miseria del mundo, tratar de controlarla y, ay, de vez en cuando soltarla.

5 comentarios:

Chals dijo...

Bonita y certera reflexión.

Secilla! dijo...

Suerte que algunos tenemos el rock para descargar toda la rabia que queramos :D

DavidRBas dijo...

Cuanta razón tienes! Yo soy un rabioso más, controlado eso si, aunque por momentos cueste reprimirse, y muy mucho. Pero siendo honestos a que conducen esos trances de enervamiento... a nada. Mejor dejar de lado ciertas cosas, porque por regla general suelen ser las menos importantes en las que más enfatizamos para descargar toda esa ira colérica que en mayor o menor medida todos guardamos dentro. Y para que! para sentirte al poco rato más tonto? No merece la pena. Un saludo de un rabioso blogero!

Mr. Thunderstruck dijo...

Reflejo de como somos y como actúa también la sociedad, acertada reflexión. Saludos!!!

Addison de Witt dijo...

La rabia, como cualquier sentimiento humano se puede encauzar en algo positivo y creativo, siendo algo finalmente bueno para todos, sobre todo para el rabioso.
Digo yo...