viernes, agosto 15, 2014

REMEDIOS PARA EL VERANO

Odio el verano. Solo después de un proceso de asimilación de que esto es lo que hay, y que hay que pasar por los pantalones cortos, el sudor, la cutrez playera y tantas otras cosas, puedo superar dignamente el mes de agosto. Quizás me viene de niño. Mis veranos eran solitarios, como si el tiempo se detuviera en días pastosos y anodinos.

Pero musicalmente tengo mis remedios. Escucho más a los Beach Boys en invierno que en verano, así que para estos días prefiero combatir mi suerte con música invernal. Pocos discos me sugieren tanto frío y tardes de hojas caídas, y la calidez de la nostalgia y ese estado mental que solo puedo encontrar a baja temperatura, como Actos inexplicables, de Nacho Vegas. Estas canciones son una obra maestra absoluta, un disco que crea vocaciones y te deja apeado y sin palabras en la parada de autobús, envuelto en tu abrigo y bufanda. Muchos entramos en Nacho Vegas por la puerta de esa instrumental soberbia que empieza el disco. Luego, una capa de tarde y brisa gélida, de actos irremediables y también inexplicables, lo invade todo. El Ángel Simón, la versión de Townes van Zandt...

Plantar cara a la sobresaturación veraniega desde todos los ámbitos. En el musical, no hay verano sin discos como este.

3 comentarios:

Miembro fundador de Sordity (la morena) dijo...

Me encanta el verano, no debería de acabar nunca. "Actos inexplicables", qué maravilla. Muy fan de ese disco. Aunque con el tiempo me he ido desenganchando (y decepcionando un poco) del señor Vegas, mi hijo se llama Nacho en honor a él.

Joserra Rodrigo dijo...

Es un disco sensacionalªªªªª

Aldo dijo...

Siempre he leído buenas palabras sobre este señor, por algo será, aunque la verdad, tengo que admitirlo, la música con letra en español se me hace, no sé, ''extraña'', supongo. Aunque ''Al norte del norte'' no suena mal. Saludos! Soy nuevo por estos lares