martes, febrero 19, 2008

ADIÓS FIDEL

Con Cuba parece que todos lo tengamos clarísimo desde aquí. Siempre juzgamos la situación cubana con cierta suficiencia. Una dictadura, cómo puede un pueblo haber aguantado medio siglo a un tirano. O eso, o tíbiamente se defiende el sistema castrista desde la izquierda más miope y de chiquipark. Supongo que el hecho de que el tipo que ahora se jubila (por lo menos no espera a palmarla, gracias Fidel) haya estado al frente de su país durante tanto tiempo significa que no todo es tan simple, y que la situación allí es de mucha complejidad. El embargo estadounidense por ejemplo, que ha permitido que el régimen se cerrase todavía más en si mismo, dándole paradójicamente más fuerza y razón de ser.
Dictaduras las hay aquí, en España, la de los medios de comunicación, la de las grandes corporaciones de telefonía, las dictaduras de los bancos y las hipotecas, los precios y la ineptitud de la justicia. Aquí están más repartidas y travestidas. En Cuba todas las dictaduras confluyen en un punto, Fidel, añadiéndose por supuesto unas buenas dosis de porculismo a los derechos humanos. Es una gran noticia que te vayas Fidel, aunque no creo que Cuba empiece a abrir McDonalds por lo menos en los próximos diez años. Pero tiempo al tiempo.

1 comentario:

Fernando dijo...

A veces es difícil mantener la imparcialidad cuando algo te toca tan de lleno.
F.J. (mi ex-cuñado) dejó la isla para practicar libremente su adulterio en el país bandera de los derechos humanos, nuestra 'España querida'.
El segundo personaje es Alfonso Palmero (mi abuelo) que renunció hace bien poco por cuestiones de salud(92 años), a sus visitas a la isla caribeña, donde ejerció como médico-sanador, impartió clases y dedicó su vida por completo a los quehaceres del partido comunista.
Cuando viene a casa aprovecha siempre la ocasión para explicarme alguna historia interesante sobre la gente de allí, y los beneplácitos de su isla fetiche.
Así es difícil ser objetivo. A pesar de este paraguas de condicionamiento, me ha gustado siempre seguir el día a día
de los acontecimientos en la isla (no leo el granma, de verdad), y a decir verdad, nunca han dejado de sorprenderme.
Con ello no pretendo defender a capa y espada la gestión de un Fidel que ha cometido centenares de errores (la mayoría de veces
reconocidos por él mismo), pero sí encuentro injustificable el hecho de esconder la cosas buenas de un estado modelo en niveles de escolarización, sanidad, cultura y deporte.

En España, la opinión generalizada ya la conocemos. El yunque mediático y una férrea estructura educativa han hecho bien su trabajo: vehicular la opinión pública hacia un único camino: la criminalización del régimen castrista.

Resultado: ya sea en el trabajo o en el bar del barrio me veo frecuentemente obligado a escuchar comentarios despectivos sobre el líder cubano sin tener casi nunca la más mínima opción a réplica. Afortunadamentehe he aprendido a no entrar al trapo tan fácilmente.

Para finalizar, me gustaría felicitarte por tu blog, en el que das muy bien a entender que las cosas de este mundo no son ni tan fáciles de entender y ni mucho menos de juzgar.

P.D:

Recomendación (El documental de Oliver Stone 'Comandante') donde podréis ver al verdadero Fidel: un hombre sencillo, de carácter indomable y de una inteligencia sublime que le ha permitido erigirse (al menos para mí) en uno de los personajes más influyentes del siglo XX (o quizás XXI?)