jueves, noviembre 06, 2008

NIÑOS CONTENTOS

El mayor placer que experimento en las clases de audiovisual es comprobar como los niños les piden a sus padres películas de Buster Keaton para Reyes, o saber que algunos desean que llegue la hora de mi clase (dios... ¡que un chaval en un sitio tan siniestro como una escuela desee que un profesor entre en clase!), o como hace unos días, cuando un chavalín (rubito, bajito, con la piel blanquecina y un hilo de voz, pero con una mente deseosa de abrirse en canal al mundo) me dió un DVD-R con su primera película en video grabada este verano (ahora dice que ya está filmando la segunda, no para). Por fin la he visto, y ahí estaban su hermano pequeño y sus amigotes de los apartamentos interpretando a los personajes de una historia de castillos terroríficos y chicas raptadas, era como si estuvieran en Verano Azul, y mi alumno detrás de la cámara, grabando, sabedor de que su función es la de un silencioso maestro de ceremonias, la del titiritero de un cuento de hadas, casi podía verle dando las indicaciones a su "crew" de actores mediante todo tipo de gestos, disfrutando mientras construía una historia de la nada, sintiendo que esto de dirigir una película, su gran película, era algo que no estaba nada mal, y que el fútbol y la piscina podían esperar. En clase, le he dicho que me había sorprendido, que la película está muy bien, y que vaya, parece que te gusta esto de ser director. A él le ha molado que se lo dijera. En pocos años me quitara el trabajo, maldito.

7 comentarios:

R Nosa dijo...

Qué maravilla de asignatura, no me extraña que a los niños les encante. Además, ésa sí es una asignatura que les hará pensar y mover el coco. ¿Por qué eras alumno y no profesor en mi época? Maldición.

lwilbury dijo...

Que suerte tienen esos niños, que tienen un mundo en medios a su alcance, y por tu blog pienso que buenos orientadores. saludos.

Anónimo dijo...

Hace poco tuve oportunidad de entrevistar a los alumnos de la única escuela de cine para niños y jóvenes que hay en Zaragoza. Marc, tendrías que haber visto a un chavalín de 16 años describiéndome la casa en la que rodaron su cortometraje como "salida de una peli de Stanley Kubrick". Ese sí que nos va a quitar el trabajo prontro...

Fuera de coñas, lo de ser capaz de despertar esas inquietudes en tus alumnos debería llenarte de más orgullo y satisfacción que a Juanca su discurso de navidad. Tú sigue así, aunque digas que la enseñanaza no es lo tuyo ;)

Violeta

kar dijo...

diantre, con clases así no me extraña... de todas formas, reconfortan tus palabras, yo soy de los que cuando van por las calles y ven el material que pulula por ahí con menos de 18 años, me entran ganas de hacerme un plan de pensiones, porque si esos elementos tienen que financiar mi vejez, lo tengo clarinete... y sólo tengo 28 años!!!!

saludos

Marc Monje dijo...

R Nosa, gracias. Pero seguro que en tu cole un pobre profesor de audiovisual habría salido más que escaldado. Je, je.

Joder, gracias lwilbury, esto da ánimos.

Violeta, gracias también. Por cierto, si estos alumnos describían la casa de La Naranja Mecánica, yo andaría con cuidado...

Kar, a mi también me deprime la adolescencia de hoy en día, en eso me siento un poco conservador ¡a dónde vamos a parar con tanto tunning y pseudo skin!

Elena dijo...

Pues deberías hacer lo que hacían mis profesores en la carrera cuando detectaban que alguien les quitaría el trabajo en el futuro: desanimarle, hundirle, suspenderle.

Es broma que lo debas hacer. SI eres una inspiración puede incluso que te citen en un discurso de agradecimiento.

Marc Monje dijo...

¡Jaja! Es verdad, que me citen en los Goya. Yo es que no sueño con ir a los Goya ¡yo sueño con que me citen!