miércoles, diciembre 10, 2008

MANIFESTACIONES FASCISTAS

Esta noche se han concentrado 400 jóvenes en Plaça Universitat en apoyo a los chicos griegos que están poniendo patas arriba su país. Me parece bien que lo hagan, el problema es que a los cinco minutos la situación ha derivado en los clásicos "incontrolados" que provocan a la poli, sodomizan contenedores de basura, rompen los cristales de algún inocente cajero y alteran la vida normal de la gente. Todo por apoyar a los jóvenes griegos, es que de verdad que no lo entiendo. Hace pocos días los universitarios que protestan contra el plan de Bolonia también la armaron en el centro de Barcelona, al parecer ellos querían recorrer las Ramblas -no les bastaba con Plaça Universitat claro, ellos tenían su propio recorrido, como una gincana- y la policía no les dejó, eso les puso furiosos, porque las Ramblas son suyas, you know, y los demás ciudadanos hemos de soportar con buena cara sus estúpidas protestas, lo queramos o no (y digo "estúpidas protestas", porque lo que empezó con una queja aceptable hacia un plan universitario a nivel europeo, se ha convertido en un botellón masivo entre amiguetes, un corrillo de rula y priva vacío de ideas y sentido, que en muchos casos ha impedido a los demás estudiantes acudir a sus clases en libertad). Es la banalización total de la protesta, como los ultras franceses que se manifiestan -bengalas en ristre, claro- para que liberen a su compañero radical, detenido por pasarse de la raya en el partido Marsella-Atlético de Madrid. Si hasta los ultras futboleros se concentran como si vivieran en su mayo del 68 particular. Todo dios protesta en la calle, pero nadie piensa en los que no protestan. Yo directamente prohibiría cualquier manifestación, ya está bien de que unos pocos se consideren con el derecho divino a entorpecer la libertad de la mayoría. No me creo ninguna manifestación, o por lo menos muy pocas, me parecen un retroceso a los tiempos de las turbas que ajusticiaban a las brujas en la Edad Media, me parece que manifestarse por la calle pasándose por el forro la vida normal de los demás y quemando contenedores es una forma de fascismo tremenda, y solo por eso, no les doy la razón, al primer cristal roto, la manifestación de turno me parece un fraude. A los niños les enseñamos que la libertad de expresión, la libertad en suma, tiene un único límite, y este es el que marca el límite de la libertad de la persona que tienes al lado. A mi parecer, ni los universitarios, ni los que se han reunido para apoyar a los griegos ni por supuesto los ultras, respetan ese límite.

3 comentarios:

R Nosa dijo...

Supongo que sabes que en la mayoría de manifestaciones hay infiltrados que no pertenecen a los manifestantes para reventar la concentración... Yo no me arriesgo a prohibirlas, sería un peligro hacerlo. Además, tengo comprobado que en cuanto aparecen los antidisturbios, hay disturbios.

Marc Monje dijo...

Buenas R nosa.

Por supuesto que sé que hay infiltrados, y también que los hay porque a muchos manifestantes les interesa, y porque cierto tipo de manifestante atrae a cierto tipo de colectivo social "infiltrado". Fíjate, en la manifestación de trabajadores de la Nissan seguro que habían menos inflitrados del tipo que revientan las manis universitarias.

Desde luego que no todo universitario se manifiesta quemando contenedores, eso no hace falta ni decirlo, pero si tanto daño hacen los cuatro inflitrados de siempre, lo mejor sería cambiar el modelo de protesta: un modelo que no joda al ciudadano y que no atraiga a imbéciles sin nada más que hacer que romper aparadores.

Sobretodo, lo que quería decir con lo que he escrito es que ya parece que todo es manifestable, y que cualquier colectivo va tan cargado de razón que se cree con el derecho de hacer lo que le plazca por la calle. Y eso no es justo.

Y (termino ya), no puedo estar de acuerdo en lo último que dices. Un ciudadano debe ser responsable y actuar pacíficamente independientemente de si tiene a más o menos poli vigilándole. Lo de la provocación me suena al acosador que dice que las mujeres le provocan por llevar minifalda y escotes.

... Y un montón de gracias por tu comentario ¡como siempre!

R Nosa dijo...

Me parece que no me expliqué bien. Lo que quería decir es que los que empiezan los disturbios muchas veces son los mismos antidisturbios. Claro que los manifestantes no deberían responder (a menos que les peguen con las porras en la cabeza), pero por supuesto quien nunca debería empezar es la autoridad.

Y lo de que todo el mundo se manifiesta... ¡imagínate, si hasta lo hace el PP! ¡Adónde hemos llegado! ¿Qué está pasando?