viernes, septiembre 25, 2009

FIESTAS DE LA MERCÉ

Las fiestas de la Mercé de Barcelona, igual que cualquier festa major o feria de cualquier población son una excusa para beber, cosa que no digo que esté mal, y luego para mear. La gente en fiestas mea, Barcelona se convierte en un magma de meados que bajan Ramblas abajo, esquivan el monumento de Colón y van a dar al mar, como el poema de Manrique. Mear es el único objetivo claro del usuario de las fiestas de la Mercé, porque los conciertos ultra masificados de grupos que no me interesan desde luego ya se los pueden meter por el culo, de hecho es algo que haría yo mismo, meterle por el culo al alcalde todo el programa de la Mercé, ya que magníficos conciertos como el de Coti los pagan con mi dinero. No es que quiera cambiar una fiesta como esta, me da igual porque no voy, incluso me da una pereza enorme escuchar a tanta gente diciendo que va a quedar por la noche para ir a ver, yo que sé, al grupito ese del anuncio de cerveza. Supongo que el año pasado por estas mismas fechas posteé sobre lo mismo, y probáblemente llego a la misma conclusión hoy, 365 días después: prefiero pagar, pagar por todo, por conciertos vistos en mínimas condiciones, compartidos por gente que va a lo que voy yo, por recintos con lavabos y por actos a los que no acuda el 90% de la población por el simple hecho de que es gratis. Pagar es bueno creedme, el elitismo también, un tunning no quiere verme a mi en su rave, pues yo no quiero verle a él en mi concierto. Paga y disfruta. Mientras, turistas, hoologans de despedida de soltero, lateros, tunnings, parejas irlandesas recién atracadas y población autóctona en general celebran esta fiesta, con cifras que van desde 12000 personas juntas en Plaza Catalunya hasta más de 50000 en esa jaula de grillos de cemento en la que se ha convertido el Forum. Ya no saben qué hacer con el Forum, pronto será como Montjuic: cementerio, casa de putas, yonquilandia y anillo olímpico. Han habido un par de violaciones, algún navajazo y la ocupación violenta de un hotel en Diagonal Mar, algo normal en fiestas y ferias como la Mercé. Hoy mi mujer, que bonita es, me ha comprado el nuevo disco de Pearl Jam, me quedo en casa escuchándolo.

11 comentarios:

paulamule dijo...

Eso mismo pienso yo. Es mucho mejor pagar por ver un concierto que tener que aguantar a los imbéciles de turno vomitarte encima y aguantando chorradas.
Yo, al igual que tú, cada vez me estoy haciendo más "elitista".
La mugre y la chusma pa' su madre.
Salud.

TSI-NA-PAH dijo...

Ya fui a las fiestas de la mercé cuando vivia en Barcelona.y son como todas las fiestas un descontrol de borachos que ya sobrios no saben comportarse ,entoces con un par de litronas ya sabe uno el resultado.Estoy con vosotros ,prefiero un buen vino junto a unos amigos en un lugar tranquilo,o simplemete en mi casa.
saludos

Möbius el Crononauta dijo...

Cuanto mercenario, pardiez

womans dijo...

Totalmente de acuerdo. Con lo bien que se está en casa, lejos del centro. Quita, quita.

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Bien, estamos todos de acuerdo. Nos quedamos en casa!

Gracias por comentar.

ROCKLAND dijo...

Me sumo! Prefiero pagar por un concierto que aguantar a la borregada que está más a hacer el primo que ver lo que tienen delante de sus narices.

Me quedo en casa!!

Saludos

noemi dijo...

jajjaj, m'he fet un fart de riure! i m'apunto al carro encara que haig de reconèixer que la mandra, nomès d'imaginar tot el que expliques, ha fet que mai hagi anat a celebrar la mercè a Barcelona.

Petons!
i bona mercè ;)
Noemi

Anónimo dijo...

R.R.O....
No t'entenc... Perquè em surts aquí en plan classista i et fiques amb els "tunnings"?? No dius a l'últim post que no podem jutjar la gent per les apariències, etc??
Bé, ja deixo de provocar...
Per cert, la Mercè: caca. Però no cal que ens quedem tots a casa!! Panda de prejubilats...

WOOD dijo...

Yo hace algún tiempo que decidí mear en casa cuando llegan las fiestas del pueblo o ciudad, aunque si aprieta meo en la calle con el peligro de que me sancione algún policía por escándalo público. Gran post. M'agradat molt. Abraç.

Anna Espinach Llavina dijo...

Després de quedar-me sitiada dos anys consecutius a la Plaça del Rei, de la incomoditat de no poder tornar a casa en taxi i -sí!- de la pudor de pixats -ni t'explico quan vivia al costat de la Rambla-, jo tampoc no " visc la Mercè" més que per anar a veure gegants amb els meus nebots. I aquest any, ni això. M'agrada molt el teu blog, Marc!

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

ROCKLAND: Ahí está. Nos quedamos en casa.

NOEMÍ: Gràcies per contestar. Així m'agrada, de Mercé res de res!

ANÓNIM: No estic d'acord, els tunnings ho són no per l'aparença sino pel cutrerio espiritual, per la incultura i el salvatgisme. No ho són per la roba. Salutacions!

WOOD: Moltes gràcies per llegir-me i per sortir de casa pixat!

ANNA: Gràcies! Ho dèien a les noticies, a la Plaça del rei un dia hi haurà un accident serio.