domingo, diciembre 06, 2009

UDO (SALA SALAMANDRA, 8-XII-09)


Profeso un amor casi infantil por este hombre, Udo Dirkshneider. Accept fue una banda revolucionaria, crearon el speed metal, digámoslo bien claro, fueron visionarios, y discos como Restless & Wild pateaban el culo a lo que hacían Maiden o Judas en aquel momento, por más que amemos todo lo que fuera que estaban haciendo. Hasta Roussian Roulette, de 1986, la carrera de Accept fue coherente y casi perfecta, luego se les fue la olla y echaron a Udo, y quisieron subirse al carro comercial hard americano, con un cantante pintamonas impresentable. La banda se hundió, claro, pero para entonces Udo ya había despegado en solitario con una fórmula tan previsible como necesaria: enarbolar la bandera del sonido Accept con unos discos en solitario siempre correctos, a veces muy buenos (su debut Animal House, o Faceless World), y currárselo mucho, con humildad, con ganas de defender un legado y seguir vivo en el imperio del metal. Y así hasta ahora, con un Udo que ha tenido claro que aunque se reuniese con sus ex compañeros de Accept en un par de ocasiones (la primera en los 90, en un periodo en donde editaron tres magníficos discos), su prioridad debía ser mantener a su banda, Udo, y seguir trabajando año tras año. El concierto de ayer fue bueno, siempre son buenos los conciertos de Udo, porque lleva una banda ya bien engrasada que disfruta, sobretodo el guitarra rítmica, un feliz Stefan Kauffman, quién era el batería clásico de Accept hasta que se pasó a la guitarra. A diferencia de otras veces tocaron mucho material nuevo, de los últimos tres discos, a destacar la peciosa In the darkness, y dejaron poco espacio para Accept (solo tres o cuatro temas), y para el material antiguo de Udo (aunque me gustó escuchar Independe day). No fue una noche memorable como la última en el Apolo, que tuvo un punto de desfase que me encantó, pero estuvieron fantásticos, y terminaron rejuveneciéndose con la viejísima, incendiaria Burning, de los primeros tiempos de Accept. La sala Salamandra, tirada en alguna parte de Hospitalet, tenía buen aspecto, algún idiota iba bebido y dió el espectáculo en las primeras canciones, hasta que yo y alguno más le invitamos a que se fuera a la parte de atrás antes de que un heavy rural le partiese la cara. Hasta de aquí un par de años Udo, como siempre.

3 comentarios:

pedro12 dijo...

Me acuerdo que a últimos de los '80, Udo cuando todavia estaba en Accept dijo que en el futuro los heavys no llevarian el pelo largo,jejeje. Y al final no a fallado del todo.

Un saludo.

"EnLaCuerdaFloja" dijo...

Accept nunca fué santo de mí devoción ,pero he de reconocer que sus 2 primeros discos son la hostia.
Udo nunca me llamo la atención.Pero me ha entrado curiosidad gracias a tu post .....



Saludos

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

PEDRO12: Lo del pelo lo decía por él, claro, aunque en su juventud lo llevaba más largo, y le quedaba ridículo. Con el pelo corto Udo es mucho más agresivo.

ENLACUERDA: Si quieres heavy sin complicaciones te gustará.