viernes, agosto 27, 2010

IRON MAIDEN: "THE FINAL FRONTIER" (2010)


Los adolescentes que entran en el mundo Maiden con sus últimas obras en estudio deben alucinar. Yo entré en este universo cuando editaban Fear of the dark en 1992 -aunque préviamente descubrí el heavy de la mano de una cinta en la que mi hermano tenía grabado el Live after death, el día que puse el casete en el reproductor y escuché los primeros segundos de Aces high, mi vida cambió por completo, jamás lo olvidaré-, y Fear of the dark era un disco fácil, enérgico y rockero por decirlo de algún modo; ahora en cambio si un chaval se bautiza en esto de Maiden con un disco como The final frontier, bien, es como examinarse de coche sin ni siquiera haber ido en patinete. Maiden están desde hace diez años en su propio laboratorio de heavy progresivo-épico-operístico, si bien en las épocas Seventh son of a seventh son o Factor X ya iban por caminos similares. Por eso lo tomas o lo dejas. De los últimos cuatro discos en estudio puedes pillar uno o dos temas por álbum que puedan estar en la liga del heavy rápido y arrebatador de 2 minutes to midnight, lo demás es puro teatro: Harris elaborando complicadísimos circuitos de progresiones, zig zags, vuelos supersónicos y atmósferas varias, y Bruce ejerciendo de tenor en la obra. Es lo que intentaron hacer Judas Priest con Nostradamus y les salió un tostón del que todavía no nos hemos recuperado, pero Maiden llevan trabajando en ello mucho tiempo, y les sale mucho más natural. Y no nos engañemos, The final frontier no puede competir con cualquier obra clásica de la banda, si bien aquí hay temas que merecen una escucha silenciosa, un disfrute sosegado, y mucha paciencia, claro. Bruce canta con pasión, y aunque ya sabemos que su voz ha perdido cierta brillantez, cierto color, que no garra, Bruce se conserva maravilloso y en directo recupera a ratos su trono, él es la llave para que Maiden estén donde están, lo demás es Steve Harris, Adrian Smith (el guitarrista es el complemento compositivo del omnipresente Harris) y los otros, pero el empeño de Bruce para que las canciones suban y suban, su pasión, es lo que hace que los Maiden actuales no parezcan envejecidos y rancios científicos experimentando en su laboratorio. Las guitarras recuperan esplendor en temas como The man who would be king, y funcionan las largas operetas como este mismo tema, o el último When the wild wind blows (hay que decir que aquella The clansman de Virtual X, ha sido una de las canciones de Maiden más influyente para los propios Maiden, en cada disco la utilizan de molde, como es este el caso), luego el nivel baja en mi opinión con Mother of mercy, paradójicamente muy pesada con sus cinco minutitos de duración. Adoro la emoción de Bruce transmitiendo las últimas palabras del astronauta a punto de ser abrasado por el Sol en Satellite 15... The final frontier (qué bien hubiera quedado este tema en Somewhere in time), y creo que el single El Dorado funciona de fábula en directo, aunque en estudio la encuentro precipitada, con un estribillo forzadísimo y poco original. The final frontier está a la altura de A matter of life and death, aunque quizás no supere a Dance of death, que con el tiempo considero el mejor disco desde la reunión con Bruce. Escasos peros en esta nueva obra de horrenda portada (la de A matter of life and death fue la mejor en mucho tiempo); The final frontier mantiene viva la llama, y eso nos llena de alegría a los fans. Recomiendo por cierto, los análisis canción por canción de los blogs amigos Marru rocks the world y Los 3 + rockeros. Este disco da para mucha literatura, y eso es bueno.

7 comentarios:

Perem dijo...

"The final frontier está a la altura de A matter of life and death, aunque quizás no supere a Dance of death...... "

Días atrás comenté la jugada y mi particular opinión es que lo supera y bastante. Tras dos escucha destaqué tres temas, y dos mas se añadieron tras una tercera dos temas mas se añadieron.

Para mí, un muy buen disco.

Saludos.

TSI-NA-PAH dijo...

Le tengo que echar una par de escuchas mas, aunque hace tiempo que los maiden estan a años luz de sus grandes obras, siguen facturando trabajos interesantes!
un abrazo

Dr. Quatermass dijo...

Si señor, llevan metidos de lleno en el campo progresivo desde el "Brave new world" (aunque no es nuevo para ellos ni mucho menos: "Phantom of the opera", "Rime of the ancient mariner", "To tame a land", etc. etc.). La verdad es que son cuatro álbumes tan parecidos que ya casi no los distingues y eso acaba pesando, además de que se empeñan en tener una producción que prima el volumen sobre los matices, para mi son discos que suenan fatal, aunque musicalmente tienen su gracia.

Un saludo!

paulamule dijo...

Pues aún no lo he escuchado y mira que estoy leyendo de todo por ahí. A ver si me pongo ya.
salud.

manel dijo...

Muchas y diversas opiniones hay por ahí...A ver cuando lo pueda escuchar cual será la mía..Saludos.

rocks dijo...

Hoy me lo acabo de pillar y esta semana empezaré a escucharlo. No espero mucho, pero lo que leía por ahi me llenaba de esperanza. Tu comentario me ha matado. Decir que está a la altura de A matter of Life T& Death es desolador: creo que es el peor disco que han grabado con Dickinson en toda su historia (soy fan desde 1983), mientras que Brave New World es el mejor de la última época. En unos dias, opino por escrito en mi bloc.
Saludos

lamanocornuda dijo...

En mi opinión, es lo mejor de la nueva etapa con Bruce, junto al Brave New World. Tras unas pocas escuchas (al principio cuesta), me ha enganchado y emocionado como fan desde hace muchos años.

También tengo en mi blog mi opinión del disco, junto con el concierto de Valencia, por si le quieres echar un vistazo.

Saludos!