jueves, noviembre 11, 2010

DEEP PURPLE: "COME TASTE THE BAND" (1976)


Me planteo ahora, teniendo delante la extraordinaria, esperadísima por muchos, reedición del último disco "clásico" de Deep Purple, con Tommy Bolin a la guitarra, Come taste the band (1976), si Glenn Hughes y el recién contratado Bolin, imposible aunque talentoso sustituto de Ritchie Blackmore, no tomaron a la banda por el pito del sereno y se dedicaron tan solo a vivir de coca y heroina hasta que aguantara el cuerpo, o la paciencia de los miembros originales Jon Lord y Ian Paice (y David Coverdale también, quién se alineaba -siempre inteligente Coverdale- con ellos). Hughes y Bolin, a pesar de sus cualidades, a pesar de que Come taste the band es un disco fantástico en parte gracias a ellos, saquearon el nombre de Deep Purple en su propio beneficio, se inutilizaron para volver a grabar y girar con garantías, y finalmente propiciaron que la banda perdiera su reputación y que Lord y Paice les mandaran a tomar por saco y se fueran a por algo más provechoso; poco después los dos, Paice y Lord, entraron a formar parte de los Whitesnake de Coverdale, mientras Ritchie Blackmore triunfaba a lo suyo con Rainbow, Gillan experimentaba con el rock y el jazz y Glover tocaba con Ritchie y se ejercitaba como productor de prestigio; a todo eso Tommy Bolin ya estaba muerto y a Glenn Hughes le faltaba más de una década para salir del túnel de las adicciones y el dolor. Creo que eso lo dice todo, quién ganó y quién perdió.


Sin embargo, aún grabado en aquellas condiciones de malas caras, malos rollos y droga, Come taste the band suena a gloria. Los Purple más espumosos, funkys a la vez que rockeros, en un disco que en general me satisface más que el anterior Stormbringer, aunque supongo que depende del día. De los Deep Purple setenteros uno puede mamar hasta llegar a viejo, hay tanta buena música, tantas historias y tanto exceso, que no te los terminas. Coverdale jamás pierde la compostura blues cuando canta, Glenn Hughes ataca Gettin´tighter y justifica el porque este tema le ha servido como espaldarazo para recuperar su esplendor como artista y hombre de escenario pasados los 50, Lady luck es puro Purple Mark III, Dealer, Love Child con ese riff nieto del Into the fire de Blackmore ¡y qué decir de You keep on moving, con toda la banda consciente de cada segundo de canción, enchufados, a flor de piel! Las reediciones del catálogo Purple desde In rock hasta Come taste the band (sin olvidar enormes lanzamientos de conciertos tipo This time around, conciertazo -y eso es raro- con Bolin, o Live in London etc.), son regalos, enciclopedias a consultar regularmente, tesoros para disfrutar con uno mismo o con quién entienda de qué cojones va esto.

14 comentarios:

pepe dijo...

yo prefiero Stormbringer. los gustos, ya sabes...

Aitor Fuckin' Perry dijo...

En efecto, teniendo en cuenta cómo estaba el personal, es milagroso que el disco saliese tan bien, al menos a mí también me encanta. Aunque no esté Blackmore que ya sabes que si yo tocase la guitarra me pediría tocar como él. Es el único disco de Deep Purple que no he comentado en el blog pero cae fijo. Sólo por 'Gettin' Tighter' ya merece la pena.

johnphillips1981 dijo...

OUT me encanta este disco y sin lugar a dudas lo prefiero antes que a "Stormbringer". Yo ya tengo la nueva edición, compro cada uno de las que sale y la verdad es que al final cuando vuelvo a ellos acabo escuchando el viejo cd de siempre.

Víctor Hugo. dijo...

Pues la reedición ya puede ser interesante y estar bien hecha, porque no es de los discos de Deep Purple que me llevaría a una isla desierta -junto a otras dos cosas, porque casi siempre se piden 3 cosas-.. Ahí se salvan los de siempre: Lord, Paice. No fallan. Mis favoritas: You Keep On Moving y This Time Around/Owed To G. SALUDOS.

Benet García dijo...

Un disco apaleado por los puristas Purple, pero a mí me encanta.
Lo único horrible la portada pero la música excepcional.
Me gusta más que Stormbringer.

ROCKLAND dijo...

Este disco es un ¡joya! y sigue perdurando en el tiempo casi 40 años después.


Saluods.

Thumb dijo...

El ambiente que flotaba en el 75/76 alrededor de la banda no podía ser de lo mas desalentador. Si en el proceso de grabacion del "Come taste...", con la llegada de Tommy Bolin, el grupo se contagio de inmediato, del soplo de aire fresco que trajo consigo, las canciones brotaron como setas en esta época, todas ellas con un nivel, frescura y facturacion realmente notables.
Aaaamigo!, muy diferente supuso ponerse en la carretera, o el Boeing particular, a dar vueltas alrededor del mundo para mostrarlas a todos los Fans.
Los excesos contínuos repercutían sobre las tablas de los escenarios.
Además los seguidores mas intransigentes, no terminaban de ver con buenos ojos al Americano, añorando a Blackmore.
Es una pena porque da gusto escuchar al MK IV interpretando en directo los temas del album, mas algunas canciones del disco en solitario de Bolin, "Teaser", sacado casi a la par que el "Come Taste...", eso y el Burn y Stormbringer del MK III, completaban un Show de escandalo.
Pero noooo!, la gente ansiaba escuchar en directo, Lazy, Smoke on the Water, Space Truckin, etc...etc... y simplemente esos temas no fueron creados para que los interpretara esta formacion, así de claro...
Al final todo se fue a la mierda, como bien sabemos.

Sobre los extras del disco, tendre que verlos, porque ya se publico en su dia dos Cd´s con todas las sesiones de ensayos y Jams. Y me pregunto si un solo disco da para más.

Perdona mi extension, pero con los "Purple" me das en mi talon de Aquiles y no hay quien me frene...

Un saludo tío.

¡¡LONG LIVE PURPLE MUSIC!!

Ofersan dijo...

Adoro este album, es increible como tios tan pasados de vueta, tenian tanto talento para sacar discazos. Saludos

Dr. Quatermass dijo...

Nunca había escuchado este disco hasta hace un par de semanas y eso que soy fan de Purple, pensaba que la cosa ya flojeaba bastante. Me animé a raíz del fantástico artículo de este mes en el Classic Rock británico donde se detallan con pelos y señales como se daban mala vida tal como has explicado. El disco me ha parecido buenísimo, un JRAN descubrimiento.

Saludines

Miguel.Asturias dijo...

Seguramente hay muchos fans que ni siquiera consideran a este como un disco de DEEP PURPLE. Yo sin embargo lo prefiero por encima de clásicos como 'Who do we think...' o incluso 'Fireball', y es que David Coverdale me puede, lo reconozco. Además en el año que salió editado el panorama del rock poco tenía que ver con lo que habían sido sus tiempos de gloria. En su día no tuvieron competencia, pero en 1976 con AC/DC, Thin Lizzy, Kiss o Judas Priest entre otros asomando la cabeza por todas partes y el punk a puntito de dar lap aatda (Ramones ya habían debutado} las cosas eran muy iferentes. El isco hay que verlo un poco en su contexto y la verdad es que le echaron valor.

Kike dijo...

Salut amic!

estic d'acord amb el comentari anterior d'en Miguel i m'hi trobo totalment identificat. Era un moment en que el rock estava en transformació i els Deep Purple sonaven a caducats. Recordo perfectament quan el vaig sentir de la col·lecció de vinils del meu germà gran i el trobava tant insofrible com els discos de King Crimson que tenia sempre a tot volum.

En fi sento discrepar tot i que, després de tot: quins son els primers acords de rock que tothom ha intentat tocar al posar-se a les mans una guitarra per primera vegada?

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

PEPE: Como digo, a mi depende del día. Son dos discos geniales. Punto. Gracias por comentar!

AITOR: Pienso igual, Si fuese guitarrista y estuviera soñando, sería Ritchie. Creo que ha sido uno de los ¿3? guitarristas más preparados y talentosos que ha dado el rock. Más que Page, imagínate lo que digo!

JOHNPHILLIPS: Hey! Gracias por pasarte! Bueno, el disco es una fiesta, y creo que esta reedición debería sustituir tu viejo cd. Como todas las del catálogo púrpura, es una pasada.

VICTOR: Tus favoritas son casi las mías. Es un disco que no se agota facilmente. Siempre me quedaré con Burn, por ejemplo, por no hablar de In rock y los otros del Mark II, pero me parece una fiesta rockera de primer orden. Digno de figurar en mi isla desierta...

BENET: Jaja! Pues a mi que la portada me gusta, esa copa de vino con ese color a rancio, no sería de una cosecha muy buena, la verdad...

ROCKLAND: Idem, joya absoluta.

THUMB: Agradezco tu colaboración (porque lo que has escrito es más que un comentario), me encanta cruzarme con fans de la purple family. Describes muy bien lo que pasaba por el 76, en estudio habían ganas, pero en la carretera todo se fue de madre. Lástima. Nos queda este disco y This time around, un pedazo de directo...

OFERSAN: Sí, teniendo en cuenta el mal rollo que había, es un milagro un disco como este. ¡Un abrazo, man!

DR. QUATERMASS: Me alegro de que no te desentone con el resto de la discografía Purple. Una gran obra.

MIGUEL: Sí, por el 76 la actualidad musical no estaba focalizada precisamente ne lo que hicieran Deep Purple, pero ellos iban a lo suyo. Es superior a Who do we think... aunque yo amo ese disco, sin embargo Fireball... joder ¡es Fireball!

KIKE: M'alegro de que les audicions de King Crimson no t'hagin deixat sequeles, i tinguis el criteri i les neurones intactes... Jo crec que aquest disc es una festa, com et dic, no pots comparar-la a In rock, o al Machine Head, però tingues en compte que eren una banda a punt de destrossar-se. Moltíssimes gràcies per comentar, Kike. Petons.

paulamule dijo...

Dios mío esto es más grande que la vida. Siempre digo que amo a Purple pero prefiero los discos con Gillan, más clásicos. Pero acto seguido me pongo uno era Coverdale y... ¡Mama mía! ¡Qué grandes eran! No sé si prefiero a mamá o a papá.
Salud.

Möbius el Crononauta dijo...

Pues sí, sea como fuere, exquisita copa, amigo mío.

Solo nos acordamos de Bolin cuando truena.