domingo, diciembre 12, 2010

COMER

Comiendo nos educamos. Tengo muchos defectos, entre ellos algunos relacionados con el acto de comer. En mi caso, es una cuestión de en casa de herrero cuchillo de palo. Me cuesta mucho acabarme lo que tengo en el plato, como un niño malcriado, me canso pronto de lo que estoy comiendo, o lo devoro de forma tan compulsiva que me quedo desfondado y abandono. A veces como igual que el peor follador, pim pam fuera, sin ritmo ni suavidad, preocupado solo por saciar el instinto más primario, pronto y rápido, café y cuenta. Luego como digo, no me termino lo que tengo en el plato, y mis digestiones son torturas chinas, me cambia la cara y la voz y todo. La disciplina en el comer es envidiable, admiro a los que se comen la cabeza de las gambas (eso es signo de civilización), los que cogen las costillas con los dedos (otro signo) y ejercen de cirujanos del hueso, dejando un plato impoluto, dos o tres huesecillos limpios y perfectos. Mi pareja me critica con razón que en los restaurantes se me va la olla. Con la carta delante no conozco ni a mi madre, quiero esto y eso, y lo de más allá, y lo quiero ahora, pronto, cuando lo mejor es ir despacio, pedir lo justo y dejar luego el plato reluciente. Mientras como practico verdaderas carnicerías con los alimentos, destrozo los pescados, los filetes, los estofados, corto sin ton ni son; después de que yo haya pasado, los platos parecen pastizales. Los hay que comen disciplinadamente, y su plato sigue teniendo una estética mientras cortan la carne y mojan la salsa. Lo mio es una orgía vacía y sin sentido, fea. Trato de mejorar en todo eso, claro, nunca es tarde para ser educado, no comer como un moribundo, darte pausa y ritmo, y mirar el paisaje. Si aprendo, mis digestiones me lo agradecerán.

16 comentarios:

Yo dijo...

¡Buenísimo! ¡Mejor post en mucho tiempo! Guarro y rudo.

manel dijo...

Bufff, me acabas de retratar en la mesa....Bajo la cabeza, agacho las orejas y hago firmes propósitos de mejora...Saludos.

Fran G. Lara dijo...

Nuestra actitud ante la mesa es un reflejo de nuestra actitud ante la vida. Los hay que cuando sienten el impulso del hambre devoran lo que sea de cualquier manera, los hay que saborean lentamente recreandose en el paisaje, y los hay que se zambullen en el plato con los dedos extrayendo hasta el último jugo de lo que les ofrezcan.

Jo Grass dijo...

A mí me pasa un poco eso también, porque me gusta probarlo todo, o sea, muchos poquitos más que un solo plato desbordado de comida... Nadie es perfecto. Eso sí, lo de las malas digestiones hay que controlarlo para que no te pasen factura dentro de 10 años!
Besitos. Muy cómica tu forma de relatarlo, jajaja

Paco dijo...

¡Buen apetito! Yo, sin embargo, soy un pajarito. Eso sí, de la digestión, ni mi entero. Controla eso, pero es mejor que controlemos la otra actividad a la que te refieres, ¿no? Disfruta y punto.

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Comer bien es cultura, no solo el buen manjar ,el apreciar lo que se ingiere! Yo,cada dia , paso minimo una hora para elaborar algo bueno para llevarnos a la boca!
un saludo

Marigel dijo...

Buenísimo, Marc. Me pasa lo mismo que a ti, pero nunca se me habría ocurrido escribir sobre ello. Haces que no me sienta tan mal: bastante tengo con las digestiones (tal y como explicas). UN abrazo!

Luis dijo...

Totalmente de acuerdo con Fran G. Lara: la manera de comer (y no sólo de comer, añado) es un reflejo de nuestra actitud en la vida. Ahora voy a hacer de psicólogo cutre de tercera regional, sin conocerte, y con todo el respeto del mundo,of course: relaja tu hiperactividad cotidiana, tómate las cosas con más calma, y confía más en los demás. Nadie es imprescindeble. Don't worry be happy como decía aquél.
Un abrazo

la monda! dijo...

Marc, yo, además de todo o que has dicho... soy incapaz de ensuciarme los dedos... Es lo que más ,me costó en la Hofmann, por eso siempre trabajaba los pescados sin guantes, debñia superar mi aversión a ensuciarme las manos con comida... Cocinando lo conseguí, ahora sólo me falta consegurio cuando como por lo tanto y de momento igual que tú, enmi plato las chuletitas se quedan a medias, los platos de pescados y aves indescriptibles y las cabezas de las gambas dsperdiciadas. POr suerte para mi pareja ella me ayuda con éstas últimas.

sanfreebird72 dijo...

ja ja ja ja. genial post.
saludos

Fran G. Lara dijo...

No me pareció que fuese un artículo humorístico...

kira permanyer dijo...

Que graciós! doncs espera a ser pare: mentres intentes seure a taula, els teus ulls vigilen el plat dels teus fills, t'aixeques a posar-lis aigua, quan vols mossegar la teva costella de xai, li cau a un el got, t'aixeques cridant a recollir-la, quan tornes a repetir per fer teva la costella, el nen diu que ja no vol més (gairebé no ha tocat el menjar), seus al seu costat, li fas trocets, li vas donant... quan tornes a la teva costella més que una costella sembla un pal de formigó... així que la devores com pots i maleeixes el moment que no vas esperar que els nens dinessin primer i tu després més tranquil...
Estressat? vina un dia a casa ,rei,i segur que et sentiràs millor que en aquest post! mil petons.

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

YO: Gracias amigo/a, bufff, comentarios así dan ánimos de verdad!

MANEL: Yo estoy como tú, pero aunque me proponga mejorar, cuesta tío, nos hacemso mayores.

FRA: Sí, como comemos puede ser una metáfora de nosotros mismos, de nuestros deseos, frustraciones. En mi caso lo tengo bastante claro que funciona así.

JO: Pero a mi lo que me supera es que necesito mucho de todo en cada plato, al contrario que a ti. Seguro que lo llevas mejor que yo, Jo!

PACO: Yo más que pajarito, soy un puto buitre. Habrá que hacer algún curso de digestión de alimentos en Hoffmann...

4 STRONGS...: Pues haces bien, no solo comer con ritmo y pausa, sino concinar con ritmo y pausa. Te felicito.

MARIGEL: Hay que compartir este tipo de dificultades. Digerimos mal, ¡aceptémoslo!

LUIS: Pues gracias Luís. Si, normalmente ando de lso nervios aunque no se me note por fuera. Y eso se traduce en mal comer. Gracias amigo.

LA MONDA!: Pues tratándose de un profesional de la cocina ya tienes mérito. La verdad es que muchos estamos llenos de manías tontas, mi pareja también lo tiene más superado. ¡Un abrazo!

SANFREE: ¡Gracias Sanfree!

KIRA: Mujer, si me lo pones así... Está claro que tu mundo es mucho más complejo, rico y... estresante que el mio a la hora de comer. Pero oye, que si necesitais canguros, ¡ya sabéis!

rocks dijo...

Qué post más salvaje! Te veo cual vikingo guarreando el pollo en la mesa y restregandolo por todas (todas) partes, jaja

paulamule dijo...

Qué buen post. Ya sabes lo que me gusta a mí comer bien y eso también en lo referente a sentarse debidamente, con los cubiertos perfectamente ordenados, masticar convenientemente y todo el ritual.
Para mí es básico y esencial y no puedo con las prisas y los horrores del plato. Y hasta como los langostinos con cuchillo y tenedor, lo reconozco. Y respecto al tiempo que dedico... Que te lo diga Rockland o mi madre, que dice que siempre he sido muy lenta. Pero qué rico está.
En fin, que espero que tu chica te siga riñendo sin parar y un día la soprendas y nos escribas a todos un nuevo post. Ja, ja, ja.
Salud.

Anónimo dijo...

Buena reflexión, ojalá muchos se fijaran y empezaran a poner remedio!

Si como decía Gandhi, bebe los alimentos sólidos y come los líquidos.

Clara