sábado, agosto 25, 2012

SIEMPRE VUELVO A UFO

Hay algo de aquella elegancia de los UFO clásicos, los que culminaron e implosionaron en el doble directo básico Strangers in the night (1979), una elegancia que en cierto modo también consiguieron mantener en la primera y etílica mitad de los años ochenta, con grandes y olvidados discos como Mecanix o No place to run (¡producía George Martin!), que no encuentro en la plomiza música dura actual. En UFO no chirriaba nada, todo era buen gusto, la guitarra de Schenker, la voz maravillosa de Phil Mogg, esas composiciones con riffs artesanales, rockers inmortales como Natural thing o Only you can rock me. Necesito volver al taller de cerámica rockera de UFO cada poco tiempo, cuando no encuentro novedades que me animen, cuando no se que escuchar. Los primeros acordes de Natural thing me cambiaron la vida, ahora qué puto grupo puede hacer lo mismo.

7 comentarios:

Víctor Hugo dijo...

Yo debo ir a UFO. Sé que son muy grandes por lo que he escuchado suelto, pero no encuentro sus discos en las tiendas por las que me paso.

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Me gusta todo lo que hizo UFO en los setenta, pero el doble en vivo me fascina, qué poderío sobre las tablas, qué sonido.

Saludos.

ROCKLAND dijo...

¿Qué puto grupo puede hacer lo mismo? Me temo que ¡ninguno!, compañero.
No hay nadie hoy por hoy de las bandas actuales de hard-rock que ni siquiera les llegue a la suela del zapato. Les falta eso que dices tan bien...¡clase! y de eso UFO va muy, muy sobrado.
No me extraña que vuelvas a ellos de vez en cuando. A mi me ocurre lo mismo. Son eternos.

Saludos.

Agente Cooper dijo...

Nada que añadir a lo que decís todos asi que...a pinchar Starngers In The NIght de nuevo!!!!

Toni dijo...

Hay que reivindicar a los UFO post-Schenker, discos com The wild the willing and the innocent y High stakes and dangerous men son tan grandes como los de la etapa clasica, igual que los que citas.
Saludos.

ROCK N´ROLL OUTLAW dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios apasionados sobre UFO. Y corroboro lo que dice TONI, hay que reivindicar los UFO ochenteros, que incluso cuando querían sonar comerciales (Misdemeanor), seguían siendo elegantes.

ALVARO RONDERO SABAS dijo...

Mis discos preferidos de UFO son los que les produjo el gran LEO LYONS, pero los de la etapa Martin son FAN-TAS-TI-COS. Es imposible escuchar DREAMING o FEEL IT y tener un mal día. The Wild, the willing and the innocent es sencillamente perfecto, con la mejor canción que ha cerrado nunca un LP.
Hace semanas que estoy escuchando SEVEN DEADLY y es estupendo.