viernes, febrero 15, 2013

MARK KNOPFLER, "PRIVATEERING" (2012)

Bueno, pues será la edad, pero el último disco de Mark Knopfler me entra así de bien, y es mi banda sonora de trabajo durante horas y horas. Sí, es el mismo sonido del que lleva abusando desde que empezó con sus discos fuera del nombre de Dire Straits, ese country ligerito con sazonado celta y esas cosas. Sí, ya puede meterse la flauta por el culo, y siempre será un tipo aburrido, pero su rollo le queda bien. Será la edad, o que uno ya no tiene que quedar bien con nadie en esto de gustos musicales, así que cartas sobre la mesa, hoy he estado escuchando a Kreator y luego este Privateering de Knopfler. No sé, este señor gira con Bob Dylan y toca con él un par de temas cada noche, y Buddy Miller no. Supongo que eso significa algo. El problema es que Dire Straits condicionó tanto su vida (y la nuestra), que ha costado volverle a dar una sola gotita de credibilidad. Pero la credibilidad se puede ir al infierno, como diría Gene Simmons. Mola este disco, me relaja y me acaricia. Y es de Mark Knopfler.

4 comentarios:

Peter Allman dijo...

La canción esta muy bien, si el disco va en este rumbo tiene muy buena pinta.

Un saludo.

Marc Monje dijo...

Sí, ojo que te puede cansar Peter, pero para ratos tranquilos, es una música muy recomendable.

Wildus Whiters dijo...

Amén.
Yo hace un par de años cuando por casualidad acabé en Gredos viendole en directo me sacudí los complejos pasados.
No le perdonamos que no sea un maldito, un Rock Star clásico ni un crápula. No le perdonamos que parezca nuestro vecino o todo lo que vendió con los Straits. Tampoco que gustara a todo el mundo y que nos metieran el Brothers in Arms a todas horas.
Yo tampoco tengo que quedar ya bien con mis colegas. Me gusta este tipo. Es elegancia y puro sentimiento. Y suena de vez en cuando en mi equipo, entre discos de los Drive By Truckers, T-Rex, Black Country Communion, Pink Floyd, Tom Petty o los Small Faces. A este doble le pueden sobrar dos o tres temas en mi opinión, pero el resto está a un nivel muy alto. Una crítica valiente. Se echaba de menos.
Saludos.

Brendan dijo...

Knopfler te sosiega, te deja en un estado de agradable letargo transportándote a la vez a las historias que nos narra entre susurros, delicadeza y pulcritud. Se caracteriza el genio escocés por su falta de estridencias, por su dominio preciso de la guitarra, por su voz profunda y por su habilidad literaria.

Altamente recomendable el disco. Sin duda se convertirá en uno de sus puntales.

Por si te apetece leer mi crítica te dejo el enlace a mi blog http://booksymusic.blogspot.com.es/