viernes, marzo 22, 2013

MI CREATIVIDAD

Con el tiempo he comprendido que la creatividad, mi creatividad, estaba ligada al hecho de creer. Aprender a creer en cosas, en personas, en canciones, o en mi mismo, es ya de por si un hecho creativo. Creer es crear. Si crees en algo, tu misma existencia ya es creativa. He aprendido que crear no era un ideal, una meta, sino un camino que, con suerte, vas adornando con cuentos, guiones, artículos, canciones y relatos. Estudiamos demasiado a los creadores exitosos, tanto que solo pensamos en el cuadro final, o en la recaudación, o en los premios. Pero crear, para mi, ahora, es vivir la vida conectado a algo que es más grande que uno mismo, es el caudal de las ideas, de las emociones, al que todos podemos conectarnos, y del que, desgraciadamente, nos desconectamos cuando cedemos terreno al desánimo, al dolor y a la pereza. Luego he comprendido que crear debe ser rápido, un brochazo, un golpe en la mesa, un acto imperfecto y certero que se explique por si mismo. Una divagación de más, un análisis, y el momento se esfuma y no queda nada. Trata de que en tu corazón todo tenga sentido, siente tu pulso y tu rabia y tu felicidad. Así es como yo lo hago.

4 comentarios:

Johnny dijo...

La creatividad debe (o debería) ser algo así. Dificílmente se podría expresar mejor. Salud.

Chals dijo...

Ni que lo digas, pero sobretodo no hay mayor bendición que dominar el arte de plasmarlo de una u otra manera. Me gusta esta manera de percibir la creatividad.
Aunque puede que si esa pincelada dada en caliente tiene una base muy sólida es cuando empezamos a hablar de mayúsculas. Saludos Marc.

Paco dijo...

Genial y creativa reflexión.

Marc Monje dijo...

JOHNNY, CHALS & PACO, gracias por comentar. Sí, CHALS, creo que la base sólida es lo que te puede permitir luego ser espontáneo y crear en caliente.

¡Saludos a los tres!