domingo, octubre 27, 2013

NO ME LO PUEDO CREER


Todavía no me lo puedo creer. Dicen varios medios ya que Lou Reed ha muerto. Me siento como maniatado, casi no puedo teclear. Estas cosas pasarán con todos mis héroes, me digo siempre, y va a ser duro. Pero así tal cual, leído en un periódico digital. No, no puedo soportar que Lou Reed haya muerto. Con pocos canales creativos he conectado tanto como con los del viejo, áspero, jodido, antipático, brutal, sensible y querido Lou. Me dolió que pocos entendieran su postrera obra Lulu, grabada con Metallica. Yo a ese disco le he sacado mucha punta, y me ha ayudado a conciliar la normalidad que uno desea con el miedo que es lo que sientes tantas veces. Lulu es un disco que me entendió, como antes lo habían hecho New York, The Blue Mask, Transformer o todo lo de la Velvet, por citar unos cuantos. Los que solemos verle las orejas al lobo, los que tenemos pendientes varios descensos a nuestros infiernos particulares, los que llevamos lastre y mochila, los que amamos e incendiamos, somos fans de Lou Reed. Por lo menos yo y unos cuantos. Me da muchísima pena. Con Laurie Anderson formaba una bonita, creativa y serena pareja. Tenía 71 años. Adiós Lou, y gracias.

6 comentarios:

Chals dijo...

Parece que somos pocos los que apreciamos Lulu, (http://www.noseviuresenserock.com/2011/10/que-cony-fan-loutallica-aci-es.html) su obra póstuma, como muchas otras en el pasado, no entendida.
Es un palo muy grande. me resulta extraño, y mira que se nos han ido figuras importantes que nos han entristecido, pero creo que desde Joe Strummer no sentía esta profunda tristeza.
Día de duelo. Saludos

Marc Monje dijo...

Sí, lo primero que he pensado tras saberlo es: necessito escuchar otra vez Lulu.
Es una pena.
Gracias por compartirlo Chals!

TSI-NA-PAH dijo...

Adios viejo gruñon...se le va echar de menos!
A+

Franky Calzas dijo...

Un día tristísimo para los amantes de la música en general y del rock en particular.
Descanse en paz el gran LOU REED. Te echaremos de menos cada día

Sausalito dijo...

Aunque hacía tiempo que no prestaba atención a sus nuevos trabajos, sus viejas canciones forman parte de mi educación (no sólo musical).
Cuando eres tan sólo un adolescente buscándose asimismo y descubres ese puñado de maravillosas canciones, se convierte en una experiencia reveladora y personal.
Me enseñó la poesía de la calle y el ruido, cierta luz intensa que proviene de la oscuridad y el vacío. Es un poco como el título de aquel disco suyo: magia y pérdida. Y luego está el lado peligroso y todo el rollo.
Me pongo el melancólico Coney en su recuerdo.

kira permanyer dijo...

sorprende entender que la muerte está cada dia mas cerca, mis hijos no saben aun quien era y por lo tanto no lloraran su muerte... a mi me sorprende y me asusta, que cada vez conozca mejor a todos los que van faltando.