viernes, mayo 30, 2014

ANNA

Conozco a muchas personas que no necesitan gritar, acaparar la palabra o hacerse ver, para mover el mundo. En una época de conciencias colectivas que nos ahorran buscar alguna idea propia, y en una semana de imbéciles quemando cosas por la calle, vuelvo a refugiarme en las personas que mueven el mundo y que nos salvan, y que ni siquiera lo saben.

Conozco a Anna desde hace bastantes años. Ella no lo sabe, pero es una parte muy importante de mi vida. Adoro a Anna, es una referencia constante, y más que una amiga. No sé que haré el día que la vida nos aleje. Anna es sensible, inteligente, de fuertes convicciones. Anna cambia las cosas. Anna mejora mi mundo y el de muchas personas, y el de todos. Anna hace más por el mundo que tanta gente en el poder, o en la calle. Anna es pequeña, humilde, tímida, y su talento está en que, con pequeños detalles, con el mínimo ruido, hace que sucedan cosas. La miras, y puedes ver que la vida, a pesar de que lo está intentando, no va a poder con ella, ni con los suyos, ni con su determinación.

Tengo el privilegio de haber absorbido su energía todos estos años, de haber sido testigo de su lucha por ser mejor. Y sin que se note, sin molestar, sin acaparar. Qué bien se está a su lado. Anna es mi lección diaria. Tengo mucha suerte.

1 comentario:

Addison de Witt dijo...

Te envidio amigo, no todos tenemos una Anna a mano.
Saludos.