sábado, agosto 30, 2014

EL PROCÉS CATALÀ

Así nos organizamos. El periodo llamado vacaciones termina, y las cosas que hacen que el mundo funcione, o disfuncione, vuelven a ponerse en marcha. Dependerá de ti si has aprovechado bien el tiempo.
 
Por lo que sé, en Catalunya se cuece un otoño complejo, decisivo y cargado de incertidumbres abismales. Como parte de los descreídos, deshinchados, botiflers, exacerbados o inocentes (ahora la gente te clasifica con una rapidez asombrosa, estás en uno u otro extremo, y todo dios lo tiene claro menos tú), y como parte del magma gris de los que no son ni mayoría silenciosa ni, me atrevo a adelantar, V de Victoria, mi sentimiento ante estos días previos a la gran batalla es... en fin, que no siento nada. El tsunami mediático, social, político, identitario y sentimental en el que me han metido unos y otros no me gusta. Me quedo con mi pequeñez y mis ideas tan poco atractivas de defender en debates y sobremesas.
 
En resumen, creo que todo lo que está pasando con Catalunya, ahora mismo, es un instrumento político, y como tal, será aprovechado por unos y otros, y como tal, no nos llevará a nada demasiado distinto de lo que tenemos, y como tal, será una cuestión de posicionamientos y de supervivencia parlamentaria, y como tal, los que lo potencian y mantienen a todo gas, ya saben el final de la historia. Y como tal, hay mentiras y engaños. Y todos y cada uno de nosotros tendremos que gestionar este desenlace que ellos ya deben conocer, lo que han hecho con nosotros, contigo y conmigo.
 
El procés nacional tiene toda la pinta de quedar en nada. Muchos dirán que, en parte, es gracias a tipos como yo, que no nos hemos partido lo suficiente el pecho por nuestro país. Pero yo solo me parto el pecho por mi hija, mi mujer y mis perros. Jamás arriesgaré un gramo de mi vida, de la seguridad de los míos o de mi cuenta bancaria, por idearios políticos, por bonitos que me puedan parecer, y menos si son defendidos por masas de personas a las que no conozco. La tarea de habitar el mundo, uno mismo, con integridad y amor, es demasiado hercúlea como para apostar nada por nadie.

8 comentarios:

kira permanyer dijo...

Doncs no dic jo que aquest sigui un proces indispensable, ni que tothom hagi de ser heroi o heroina, pero les lluites per assolir coses en aquest mon, s'aconsegueixen movilitzant la gent. Que sempre hi ha llestos i llestes que en treuen més profit? Segurissim, pero que les dones votem ara, que poguem obrir un compte bancari, que puguis escriure el que escrius sense por, que... tot això no es fa sol, quedant-te a casa defensant només el teu cortijo. Això es fa juntant més d'una veu. I no dic jo que no aprofitis el pont per marxar amb la teva familia, però he llegit una mica més enllà en el teu post i crec que estas massa pesimista politicament parlant per ser objectiu. Jo no se que passarà, el que si que se es que es un moviment que no van començar els politics... si no els que vam sortir al carrer fa dos anys. Cap politic esperava una marea humana així...

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Marc, si nadie hubiese arriesgado nunca nada por motivos políticos, ni la mujer votaría ni los trabajadores tendrían derechos. En cuanto al proceso catalán, yo lo comparo mucho con el escocés, donde ha habido una capacidad de diálogo que aquí desconocemos. Tanto se mantenga la nación española tal cual como Cataluña consiga independizarse, hablaremos de naciones: mientras éstas existan es muy hipócrita defender la existencia de una y no permitir que otra pueda serlo si así lo deciden sus ciudadanos. Otra cosa es si hablamos de un mundo sin estados, que sería ya entrar en otro tipo de consideraciones.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Que razón tienes, el final esta cantado, utilizan las banderas y la cultura para movilizar a la masa, para que ellos sigan a lo suyo, no parece ser otra cosa, yo no soy catalán, soy aragonés, mi mujer y mi hijo si son catalanes,y lo que esta ocurriendo me parece pura manipulación.

Wildus dijo...

Que daño ha hecho las banderas y las fronteras. Y como nos manejan algunos a su antojo. Pan y circo.

Anónimo dijo...

Coincideixo totalment amb la Kira. Aquest és un procés engegat des de sota, i estic convençut que els beneficis que en traguem seran per nosaltres. Ara bé, també es un moviment que ha d'anar més enllà de la independència i aconseguir canvis profunds en la societat.
Quedar-s'ho mirant és lícit i respectable, però la passivitat no porta enlloc.

Johnny J.J. dijo...

Te entiendo, está demasiado politizado todo, sobre todo asuntos que no deberían estarlo. Me parece un razonamiento muy correcto con especial mención al último párrafo.

a lo mío dijo...

"En cuanto al proceso catalán, yo lo comparo mucho con el escocés...."

Mucho compara usted.

Marc Monje dijo...

Os agradezco a todos los comentarios, y siento no haberlo hecho antes. Como insinúas, Kira, lo mío es más una decepción política. pero reducir lo que está pasando a la "fuerza de la gente", tampoco es realista.

Siento que debería haber existido una voluntad mucho más clara de los dos bandos para renunciar cada uno a parte de lo que defienden. La Catalunya independentista, a la que yo me siento ligado ideológicamente, no debe sin embargo renunciar a entenderse a la otra Catalunya que no lo es.

Muchas gracias a todos por pasaros, leer y comentar!