lunes, octubre 01, 2018

UN AÑO

A un año del referéndum, no veo nada que celebrar.

El folclore  de un día en el que un país se unió en un acto de libertad etc. no me lo creí ni hace un año. Voté, como muchos, porque me indignó la violencia (y me sigue indignando, me niego a revisar las imágenes de las hostias, no puedo soportarlas, como las de perros abandonados y torturados, que tanto abundan en Facebook), pero de ahí a creerme que el referéndum era legal, ecuánime y legítimo hay mil kilómetros.

A mi indignación por la mezquindad y la mentira y la imprudencia y la violencia practicada por el gobierno español, he ido sumando más indignaciones: que se diga que hay que hacer efectivo el mandato de un referéndum que nadie medianamente inteligente daría como válido; que se ignore que una votación de ese calibre, primero, debe ser legal, y segundo aprobada por ambas partes y por el máximo de sensibilidades. Me da pena también que el independentismo se adueñara del dolor y la pena, sin pensar que hay no independentistas que también sintieron dolor y tristeza hace un año. Me indigna que Catalunya vaya para atrás, que este gobernada por insensatos que no nos están llevando a un país próspero. Son tantas cosas que hacen de hoy un día triste (¡y eso que es mi cumpleaños!), y tan poca la empatía que hemos sentido los unos con los otros.
Harto de las tonterías que suelta el actual President, harto de manifestaciones que no abren mentalidades, sino que ahondan en las heridas y en la falta de entendimiento (¡basta de salir a la calle!¡quedaros en casa, joder!). Banderas de uno u otro signo, sindicatos imbéciles condecorando a policías imbéciles, cdr´s con demasiado tiempo libre y pocas obligaciones.

Y todo costó tan caro. Gente buena en la cárcel, y un país varado en el simbolismo, la bandera y la calle.

3 comentarios:

JOSE LUIS MONTEALEGRE dijo...

Hay gente buena en la carcel, hay gente buena por las calles, hay gente buena pasandolas putas ni en un lado ni en el otro, hay gente buena pa TO

kira permanyer dijo...

reflexión interessante... excepto el Basta de salir a la calle, quedaron en casa... eso no lo entiendo. La gente sale para dar a oir su voz (las urnas al final es un invento del que manda...), es el único medio no nos quites eso... no.
Las madres de la plaza de mayo de Argentina nunca hicieron caso a esa indicacion... nunca se quedaron ni se quedaran en casa.

ujule-rachid dijo...

es el sistema contra los que les dan de comer... el problema no son ellos, sino nosotrso que siempre estamos en espera de que alguien tome decisiones sobre nuestra vida...