miércoles, diciembre 26, 2007

URIAH HEEP: ABOMINOG (1982)


Un disco perdido en el tiempo. Y una banda no menos olvidada. Cuánta buena música perdemos a cada año, y lo peor es que no la sustituímos por mejores bandas, mejores canciones. En el absurdo panorama musical del ahora, lo mejor es volver la vista atrás y consolarse.
Uriah Heep fueron un producto típico de los setenta, un rock duro con tintes, a veces, progresivos y épicos, aunque también rockeros de birra y riff grabado en granito, y discos perfectos como Salisbury o Look at yourself. Su imagen de melenudos bigotudos los emparenta directamente con el paleolítico, aunque su música era exquisita a la vez que dura, un producto de artesanos del rock, "artesanos", palabra que ya poco puedes utilizar hoy día al hablar de música.
Abominog fue el intento de esta gente por encajar en la escena heavy de los 80. Y lo consiguieron, con un estilo dinámico, no comercial pero si con poderío radiofónico, canciones con gancho, rápidas y eficaces.
Para la historia, temas como Too scared to run o la versión que se incluye en la reedición del disco, la de uno de los temas más impactantes de los 60: Tin Soldier, de los Small Faces.
La portada, por cierto, de las diez más tremendas de la historia del rock.

1 comentario:

mas de mi que de... lirio dijo...

Se que irrumpir en tu espacio de esta manera no es justo ni bonito pero me he apuntado a mi primer concurso, un año en un post y la verdad es que me hace mucha ilusión llegar al jurado… lamentablemente me he apuntado tarde y para que ellos me lean necesito votos… muchos votos. No es mi intención ganar el viaje pero si que mis palabras lleguen….
Gracias por tu atención.
Guardare tu blog y luego lo leeré con calma… es lo mínimo que siento hacer para compensar mi invasión.
Felices fiestas!


Si la montaña no va Mahoma, Mahoma va a la montaña.

“Trescientas sesenta y cinco palabras y ya me quedan menos para tanto vivir… “
A la espera de que este sea el otro, voy diluyendo los días, arrastrando las horas, suprimiendo segundos como si la vuelta de página en un calendario aun vigente resolviera los silencios que no responden a cada una de mis dudas.
Ilusa esperanza que espera milagros… un día es un día y no por traspasar ese instante que lo convierte en el siguiente deja nuestro equipaje en la línea que lo aparta del momento presente.
El hoy aun clava sus dagas en el fondo de mi alma…
Mañana aun seré yo.

Y si te ha gustado, “VOTAME” jejejej
http://lirioenelespejo.blogspot.com/2007/12/trescientas-sesenta-y-cinco-palabras-y.html