sábado, octubre 31, 2009

RESTAURANT LIBENTIA

Comer bien en un restaurante es un todo que incluye amabilidad y efectividad del servicio, cocina por supuesto, ritmo, decoración, producto etc. En Libentia, restaurante de la calle Còrsega de Barcelona, casi todos estos factores pasan la prueba con nota. Mediodías laborables puedes comer un menú ajustadísimo de precio (18euros por persona, vino a parte) y notable en ejecución. Entre las opciones del menú, ensalada de bonito, jugosa y elemental, crema de lentejas con frutos secos, una ternera con buenísimos pimientos confitados... La oferta de vinos también respeta la línea económica del menú, y puedes beber un buen D.O Navarra por 8 euros. El pan es de focaccia, lo que para mi es un puntazo, la atención es amable y sincera, no hay gestos para la galería porque no proceden, el local es pequeño y parece que se llena con facilidad. El único defecto, la decoración. Alkimia, Libentia, Coure, Hisop, Toc, Gresca... restaurantes importantes de la ciudad, cada uno en su nivel, pero todos con el mismo problema, la poca imaginación y el escaso riesgo en dotarlos de personalidad en la decoración. El plato es importante, el producto etc. pero nos estamos olvidando de que, como he dicho al principio, comer fuera de casa es una experiencia en la que entran también los colores y las formas, el ambiente físico, su estética. Y yo ya me estoy hartando de sosas paredes blancas. Hay que romper con la corrección en el atrezzo de los restaurantes, sino al final parece que siempre vayas al mismo, todo blanco, todo cansino.

4 comentarios:

sammy tylerose dijo...

En esta ciudad hemos pasado de una decoración basada en cabezas de jabalí, ristras de ajo y fotos del dueño con famosos al minimalismo absoluto, tienes razón. Por cierto, mañana pruebo en La Burg, a ver que tal!

Metafrastida dijo...

Oh, qué crítica más feroz. No frecuento mucho estos locales (para mi desgracia), pero me suena de verlos por fuera y sí, tienes razón. ¡Qué pena!

TSI-NA-PAH dijo...

Es dificil contentar a todos,lo digo ,por haber trabajado en restaurantes de españa,Francia,belgica,etc y siempre hay algo que molesta a algun cliente,si no es la comida,es el servicio,o la deco.Es verdad que eb barna,se han pasado de modernos muchas veces.
saludos

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

SAMMY: Qué tal fue en La Burg?

METAFRASTIDA: Mujer, tampoco es una crítica tan feroz...

TSI-NA-PAH: Sí, desde luego es jodido contentar a todos. Ahora en BCN directamente se pasan de sosos en Barcelona...