jueves, noviembre 24, 2011

IAN GILLAN BAND, PROG ROCK + JAZZ ON THE ROCKS


He de decir que Live at Budokan, el doble directo de la Ian Gillan Band editado en 1977, es uno de los directos "perdidos" de los 70. Así como la primera parte de la carrera de Big Ian una vez decidió reengancharse a la industria musical dos años después de haber abandonado a Deep Purple. Child in time, el muy destacable Clear Air Turbulence y Scarabus, y este directo, son discos sorprendentes, amorfos y raros, raros. Estamos hablando de Ian Gillan, nuestro bebedor favorito, quién se unió a un grupo de músicos empollones que lo llevaron a grabar rock fusionado con jazz, en una apuesta radical y estimulante de la que nadie quiso saber nada después. Borrón y cuenta nueva, y cuando Ian recapacitó y vio que lo suyo era el rock n´roll de bar, se deshizo de los empollones, conservó al teclista Colin Towns y mató cualquier duda con el fantástico Mr. Universe, ya con el nombre de Gillan a secas, dando comienzo a una carrera de cinco años repleta de grandes discos directos a la entrepierna, con olor a posavasos mullido y a pinta de Guiness.



Pero este disco, Live at Budokan, me encanta. Lo tengo desde hace años en doble vinilo, y lo disfruto ahora reeditado. Como he escrito tantas veces, a Gillan le aplaudo hasta los balbuceos y tonterías entre canción y canción. Live at Budokan es prog rock + jazz en largos temas (Money lender por ejemplo, no está nada mal), con una buena química entre la pericia instrumental de la banda y la garganta sin medias tintas de Big Ian. Para concluir el disco, las obligadas referencias púrpuras (Child in time, Smoke y Woman from Tokyo), en relecturas que gustarán a los que le buscamos siempre tres pies al gato en esto que nos tiene ocupados de por vida: la inagotable herencia de la familia púrpura.

4 comentarios:

Da Muzz dijo...

Realmente entrañable la etapa jazz-rock del bueno de Gillan. Pocos se acuerdan de ella y este doble es perfecto para introducirse.
Un saludo

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

Sí, aunque a más de uno le cogerá un soponcio ante tanto desarrollo jazzy. Pero son buenos discos, sí señor.

¡Saludos!

kar dijo...

jurl, desconocía por completo esta etapa de Ian Gillan... pero sí sé una cosa, uno de mis objetivos de mi futuro (cercano, espero) viaje a Japón es visitar el Budokan!!

Thumb dijo...

Sabes que yo tambien me tiro al monte, cuando de Gillan se trata, y es que curiosamente el primer cd que adquiri fue precisamente este. De su contenido ya di cuenta en mi propio blog, y e de decirte que no puedo estar mas de acuerdo contigo a la hora de valorar esta interesantisima etapa, de su ya dilatadisima carrera musical, y como dirian los niños "me o pido todo" acerca de Ian.

Saludos.