sábado, febrero 04, 2012

GARY MOORE, LIVE AT MONTREAUX 2010


El blues de Gary Moore era bronco, de brocha gorda, blues de carga y descarga, de Área de Guissona, de torno, palé y hormigón. Su guitarra derramaba lágrimas de elefante, y la sutileza era sutituida por la traca y el petardazo. Pero hay algunos álbumes blues de Gary Moore que me gustan, como el que le dedicó a Peter Green, Blues for Greeny. De su etapa anterior, el mismo blues paquidérmico era hard rock fuerte, de sabores celtas, con inolvidables discos como We want Moore, inmenso directo, su mejor entrega en mi opinión, que fue Victims of the future o Run for cover. Con el tiempo se le perdonan sus años de blues para las masas, de algo había que comer, y si podía ser, sin soltar agudos imposibles. Pero cuando en 2010 Gary decidió girar de nuevo con Neil Carter a los teclados y coros (ahora calvo como una bola de billar) y recuperar su carrera hard rockera, todos nos felicitamos. Lo que suena en este directo desde Montreaux es un Gary tan bronco como siempre, saliendo airoso con temas exigentes como el inicial Over the hills and far away, y firmando en escena tres temas nuevos que no están nada mal. Su aspecto delataba que algo no iba del todo bien, recordaba a Rory Gallagher en los 90; ambos tocaban muy bien, pero de repente te los encontrabas hinchados como globos, evidenciando sus problemas de salud. Lástima que Gary muriera pocos meses después de este concierto (en un rincón tan lamentable como Estepona). Gary era un buen tipo, y no me caen los anillos al reconocer que ahora disfruto no solo de sus álbumes duros, sino del blues de Corte Inglés que se inventó luego y que tan rico le hizo.

5 comentarios:

Blondy dijo...

Uno de los mejores. Lastima que ya no este..

ROCK´N ROLL OUTLAW dijo...

BLONDY: Sí, pasa el tiempo y yo valoro cada vez más su carrera, y no solo en lo que concierne al hard rock. Gracias por tu comentario.

Fernando dijo...

Hola.
Mr Moore dio lustre a la guitarra europea. Muchos de nosotros lo abandonamos cuando abrazó el blues pero bueno...

Era uno de los nuestros.

PD.Perdon pero discrepo sobre lo de Estepona.

manel dijo...

Me interesa su faceta más hardrockera.Su blues era, como bien dices, grueso y sin matices. Para todos los públicos, carente de feeling y solo basado en la pirotécnia. Aun así era un estupendo guitarrista cuando se ponía. Saludos.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en tu opinion, aunque quien no ha disfrutado con su semiblues?
Aunque se equivocára en su trayectoria nadie puede decir que dejára de ser un gran guitarrista y aunque esporádicamente lo ha demostrado desde hace muchos años.
Y sobre lo de Estepona, no sé que estarás acostumbrado a ver pero Estepona es una ciudad andaluza con mucho caché y estilo sin menospreciar su hospitalidad aunque despues de éste comentario dudo que te reciban como se merece todo el que la visita.
Gary Moore será recordado tristemente en Estepona pues de allí subió al cielo, y piensatelo ántes de hacer críticas sobre una ciudad como Estepona